La Biblioteca Provincial, único refugio para el estudio de universitarios y opositores

Estudiantes en la Biblioteca Provincial | MADERO CUBERO

Volver a las salas de estudio durante la desescalada no ha sido fácil en Córdoba. Las medidas de higiene y seguridad permitieron a la Biblioteca Central abrir sus puertas el pasado 5 de junio, aunque tan sólo para préstamos y devoluciones. Una semana después, la Biblioteca Pública Provincial ha sido la única que retomó su actividad y, con ella, su sala de estudio, convirtiéndose en el único espacio para estudiantes y opositores.

La desescalada ha coincidido en el tiempo tanto con los exámenes universitarios como con la preparación para la Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad y las oposiciones. Ya en la segunda semana de la fase 3, y a un paso de la “nueva normalidad”, la Junta de Andalucía optó por la reapertura de esta biblioteca, aunque con un aforo limitado a 32 puestos y la obligación de llevar mascarilla. Según la delegada de Infraestructuras de la Junta en Córdoba, Cristina Casanueva, el tamaño de la sala de estudio y la plantilla hacían posible abrir las puertas de la biblioteca, por lo que no dudaron en hacerlo.

A las 9:00, el edificio abre sus puertas y en pocos minutos todos los sitios de la sala de estudio quedan ocupados. Aunque se esperaba cierta rotación, la delegada apunta que “quien coge sitio ya está hasta las 14:00” dado que el edificio no abre por las tardes. Fran Sotelo se prepara para Guardia Civil y es uno de los opositores que ha retomado el estudio en la biblioteca. Antes lo hacía en la Facultad de Medicina, pero el cierre de estas instalaciones le ha obligado a trasladarse hasta la Provincial. Aunque agradece que la Junta de Andalucía haya apostado por abrir el edificio, rechaza que tanto la Universidad como el Ayuntamiento estén postergando la apertura del resto de salas de estudio.

A este respecto, fuentes universitarias señalan a este medio que el Servicio de Prevención de la UCO debe aprobar los planes de trabajo en esta nueva etapa y, por el momento, no hay fecha aproximada de apertura de ninguna de sus bibliotecas. Al igual ocurre con las que pertenecen a la Red Municipal, que están a la espera de la aprobación del informe de Salud Laboral. Cabe recordar, además, que la plantilla municipal que trabaja en bibliotecas y centros cívicos se ha visto mermada ya que muchos trabajadores tienen a su cargo menores o personas dependientes, por lo que su jornada laboral ha tenido que reducirse.

Para paliar aún más esta situación de carestía, Casanueva anuncia que a partir de la próxima semana prevén duplicar los puestos de la Biblioteca Provincial, pasando de 32 puestos a 64 al reducir la distancia de seguridad a 1,5 metros. El protocolo a seguir será el mismo: cuando un usuario abandone el estudio, se coloca un cartel de prohibido su uso hasta que el personal de limpieza, que ha sido reforzado, lo desinfecta. También la semana que viene se habilitará la consulta pública del catálogo. Desde el pasado lunes, además, los usuarios pueden devolver libros, solicitar préstamos y acceder a los ordenadores de la biblioteca. Las dos únicas salas que aún no están habilitadas son la infantil y la multicultural o cómics.

Etiquetas
stats