La Asociación Lola Castilla entrega sus premios Luchaora

Lagarder Danciu, galardonado con un premio Luchaora
En esta edición, los galardones son para la empresaria y emprendedora Laly Mariscal y Lagarder Danciu, que lucha por dar visibilidad a los sin techo en Sevilla

La Asociación Lola Castilla, constituida en 2011 con la finalidad primordial de “luchar contra desigualdades cotidianas que impiden a las mujeres desarrollar una vida plena y feliz más allá de su edad y de los roles familiares que desempeñan” entrega sus premios Luchaora. En esta edición, los galardonados son Laly Mariscal y Lagarder Danciu.

En una nota de prensa de la asociación se informa de que Laly Mariscal “es una empresaria y formadora cordobesa que se introdujo en el activismo social casualmente en los años ochenta, cuando impulsó la constitución de una plataforma para lograr que los niños y niñas enfermos pudieran contar con un acompañante durante sus estancias hospitalarias en Andalucía”.

Durante aquella lucha, prosigue la nota, “recibió constantes insultos y amenazas que no la amedrentaron y que alimentaron la fortaleza de una mujer que en aquella ocasión logró su objetivo”. Durante años Laly ha formado a decenas de jóvenes en su centro de estética en Priego de Córdoba, algunas de las cuales han sido becadas por ella misma, dado que no contaban con recursos para recibir la formación.

En la actualidad, Laly está a punto de presentar un cuento acerca la experiencia de una joven que, como ella misma, lucha contra el cáncer. El premio a Laly Mariscal se le entregará este lunes a las 11:00 en la República de las Letras (Plaza de Chirinos) en Córdoba, en un acto que contará con la participación del cantaor Salvador Anaya y el Coro Calle Concilio.

Por su parte, Lagarder Danciu es un joven trabajador social y sociólogo gitano, rumano y homosexual, que desde hace tres años se dedica a luchar y visibilizar a los casi 800 sin techo que deambulan por las calles de Sevilla. “Durante treinta y tres días ha promovido un campamento que trataba de dignificar la vida de las 20 personas que compartían recursos y tareas junto a la estación de Plaza de Armas, la mayor parte de ellas desahuciadas de sus viviendas”, indica el comunicado.

Con el proyecto Campamento Dignidad colaboraban activamente varios médicos y voluntarios de Sevilla, además de un abogado, “pero la semana pasada, después de que le hubiéramos comunicado la concesión del premio, fue desmantelado de madrugada por setenta efectivos de la policía local, en una acción que les hizo perder gran parte de sus escasas pertenencias a las personas sin techo”, prosigue la nota.

Este ese mismo lugar, junto a las Estación de Plaza de Armas, a las 13:30, donde estaba instalado el campamento dignidad, la Asociación Lola Castilla hará entrega a Lagarder Danciu del premio Luchaora.

La Asociación y los premios

La Asociación Lola Castilla entiende que la consecución de sus objetivos depende “del esfuerzo común de hombres y mujeres, por lo que la asociación tiene carácter mixto, y prueba de ello ha sido la presidencia, que hasta ahora ostentaba Rafa Castejón y, desde hace unas semanas, Ana Jiménez Ostos”.

Los premios Luchaora buscan el mismo objetivo y cada año se entregan a un hombre y una mujer “que encarnen los valores de honestidad y valentía en su esfuerzo por el bien común”. En su primera edición en 2014 fueron concedidos a la voluntaria y fundadora de la asociación Cheli Osuna, tristemente fallecida poco después, y al periodista de CORDÓPOLIS Manuel Albert, “por preservar siempre su independencia y en las rigurosas crónicas de casos como el de abusos a discapacitados en Cruz Blanca o el asesinato de Soledad Donoso”, señala la Asociación.

Los premios Luchaora “son un gesto simbólico que se representa con una obra de una artista o artesana diferente cada año. El año pasado se trató de una doble ilustración de Almudena Castillejo, y este año se trata de dos muñecos tejidos por la crochetera Paqui G. Román”.

Etiquetas
stats