Los arroyos recuperan el brío perdido tras meses de sequía

.

Hace más de una semana lo advertía el Colectivo Meteofreak. La atmósfera había cambiado e iban a llegar lluvias. Poco después, concretaron que iba a haber una especie de tren de borrascas. Y esta semana, ese tren de borrascas ha hecho borrar en pocas horas los efectos de una sequía que ahogaba la provincia. Este domingo, ya son notables las crecidas de unos arroyos tanto en el Sur como en el Norte, que han recuperado su brío y que en muchos casos empiezan a aportar su caudal a los tan necesitados embalses.

En Córdoba capital, por ejemplo, es notable la crecida del arroyo Pedroche, en la zona de Fátima, según muestran los vídeos y fotos captados por Joaquín Reina. El agua ha tomado incluso la zona en la que se tiene que construir el futuro Parque de Levante. Este arroyo apenas si llevaba caudal el fin de semana pasado. Ahora alcanza una subida notable, no regulada y por tanto no calculada.

Su aporte se vierte directamente al Guadalquivir, que ha recuperado un color similar al chocolate claro, procedente del aporte de estos arroyos que arrastran arcillas. El río, de momento, tiene un nivel aún bajo aunque ha crecido. Su caudal está lejos aún de poder provocar algún peligro. En Fuente Palmera alcanza un caudal de 300 metros cúbicos por segundo. Para provocar problemas debería sumar al menos 1.500 metros cúbicos por segundo.

https://www.facebook.com/meteocabra/videos/737918133065515/

La crecida de los arroyos es notable al Norte de la provincia. A mediados de semana ya se desbordó el Guadarramilla. Pero también es importante en el Sur, donde la sequía estaba provocando más estragos incluso. Según informa puntualmente Meteocabra, el río La Hoz de Rute baja crecidísimo. De la misma manera, la Fuente del Río y Las Chorreras en Cabra ofrecen un auténtico espectáculo, al igual que el río Bailón en Rute. Todos sus aportes van al río Cabra, que desemboca a su vez en el Genil.

Gran parte de lo que precipita en la Subbética y en la Campiña Sur no acaba en embalse alguno. Iznájar está aguas arriba y recibe principalmente el caudal de lo que llueve en Granada y el Sur de Jaén. Vadomojón se encuentra en Baena. Y el río Guadajoz, que también empieza a crecer, desemboca en el Guadalquivir a la altura de Córdoba. A partir de ahí, el Guadalquivir no está regulado por embalse alguno.

https://www.facebook.com/ColectivoMeteofreak/videos/1986987744961330/

Etiquetas
stats