El abandono del asilo Regina por la Iglesia alerta a los vecinos

.
La Asociación de vecinos Regina Magdalena da un ultimátum al Obispado de Córdoba para solucionar la falta de seguridad que viven por el estado de abandono de la antigua residencia

Los vecinos de las zonas de Isabel II y Arenillas están muy preocupados por su seguridad. Destrozos, robos con arma blanca y, hasta un intento de violación. Estos son algunos de los sucesos vividos por los vecinos desde que se cerró la residencia de ancianos Regina, propiedad de la Iglesia. Durante el invierno, se utilizó para dar cobijo a los inmigrantes. Sin embargo, debido a las constantes peleas y falta de seguridad se volvió a cerrar. “Hace un par de días vimos a un individuo paseándose por los tejados y azoteas de nuestras casas. Así no se puede vivir”, cuenta uno de los vecinos.

Desde entonces, este edificio se ha mantenido abierto sin control alguno, siendo lugar de concentración para los botellones y otras actividades de este tipo. El recinto se cerró hace dos semanas gracias a las presiones ejercidas por los vecinos a la entidad propietaria. “En el 2011 se produjo un destrozo del edificio. Robaron las tuberías, las maquinas de aire acondicionado. Lo dejaron vacío”, ha afirmado otro miembro del vecindario.

La Asociación Regina Magdalena remitió el pasado 4 de julio una carta al obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, para hacerle saber la situación de inseguridad y miedo por la que llevan pasando desde 2011. En ella, piden a la Iglesia que se lleve a cabo la limpieza y desalojo del edificio. En el caso de que la entidad permitiera el alojamiento por razones humanitarias, los vecinos creen necesarias unas normas de seguridad básicas. “No queremos poner más denuncias, lo que necesitamos es una solución. Este edificio es un foco de infecciones y, además, queremos dormir tranquilos por las noches”, cuenta otra vecina.

Por su parte, el responsable de prensa del Obispado, Pablo Garzón, ha comunicado que comprenden la preocupación de los vecinos y que van a colaborar en todo lo que sea necesario para solucionar este incidente. “Las medidas llevadas a cabo hasta ahora no han sido eficaces. Seguimos trabajando para encontrar la mejor solución, si es necesario, se tapiará la entrada al edificio”, aseguró a preguntas de este periódico.

Etiquetas
stats