KIKO Jelly Jungle

.

La jungla de brillos, brochas, labiales, sombras… me ha enredado otra vez con esta triunfante colección de KIKO Cosmetics llamada Jelly Jungle. Dulce, selvática y frutal gelatina, para un maquillaje de verano tan divertido como brillante, cómodo y jugoso. Esta edición limitada seduce desde la primera impresión: la fotografía es magnética, la oferta de productos, muy amplia, y con precios que permiten probar algo sin gastar demasiado; además, lo nuevo resulta apetecible, ya que la loción tratante para el cuerpo, el perfume sólido o la esponja limpiadora de silicona color malva, son realmente sugestivos y quizás inéditos en KIKO.

Merece la pena acercarse a conocer Jelly Jungle, con ecos de selvas y mar tropical de psicodélicas medusas. ¿De qué se trata? Pues ofrece dos paletas de sombras de ojos múltiples, polvos bronceadores maxi, iluminadores líquidos, tres lápices para labios y mejillas en tonos y texturas muy recomendables, un arsenal de brillos y labiales líquidos en preciosos envases, de todo (lápiz, eyeliner-sombra, máscara de pestañas en varios tonos) para maquillar los ojos, más bálsamos para los labios de doble tono, nutrientes para uñas, mascarilla relajante para ojos, maquillaje en pen para cejas, y más. Algunas cosas más, que se pueden completar y conocer con detalle en la propia web.

Para redondear la colección Jelly Jungle, KIKO regala una bolsa neceser por la compra de dos productos. Es veraniega, agradable, ligera, con capacidad y está disponible en morado, malva y verde agua.

Me ha gustado Jelly Jungle. Casi tanto como el encuentro con un grupo del 68, The Lemon Pipers, cuyas canciones Jelly Jungle, Blueberry Blue Green Tambourine y I Was Not Born to Follow me transportan a almohadones y alfombras de pacífica y amorosa convivencia. De ahí he pasado a Roxy Music, y bueno: ¡Feliz junio!

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
2 de junio de 2018 - 02:25 h