Ni dietas ni dietox

.

Mi entrada de hoy coincide con la vuelta de vacaciones y la he titulado como el blog. Con este propósito quiero explicar por qué elegí este título y dar mi opinión sobre la época que entra y el bombardeo de dietas milagro insalubres y planes detox al que estamos sometidos.

Cuando me propusieron escribir en Cordópolis, me sentí bastante halagada y me encantó la idea. Pensé que si conseguía acercar contenidos de una forma clara y práctica a la población, igual influía un poco en su salud y les facilitaba el camino hacia una vida más sana.  El problema surgió cuando tuve que dotar de nombre al blog, puesto que ahí estaba el quid de la cuestión, ya que quería decir mucho con pocas palabras y a la misma vez despertar las ganas de proseguir con la lectura. Después de darle un par de vueltas a varias ideas,  de pronto me llegaron las musas, y conseguí esclarecer el título que hoy figura en la portada: Ni dietas ni dietox refleja mucho a mi trabajo y a mi forma de pensar, ya que no podemos estar toda la vida a dieta sin cambiar de hábitos y sin hacer ejercicio, y es una crítica directa a la multitud de dietas detox y planes milagro a los que estamos expuestos desde que tomamos contacto con la realidad cada mañana.

Y en cuanto al significado de "ni dietox" y a la época que entra aquí voy. Hace unos días pasé por un escaparate de una franquicia de una casa muy natural donde vi una pizarra con una frasecita que decía más o menos así: "Tras el verano recupera tu peso con una dieta detox". Evidentemente, he tenido otro momento de inspiración e indignación a la vez, porque aprovecharse del desconocimiento de la población para lucrarse contando medias verdades no está exento de mi crítica y de mis ganas de contar la verdad completa.

Descuidamos nuestra alimentación en vacaciones. Pensamos que descansar va asociado con dejar de mimarse, abandonar el ejercicio y someter a nuestro organismo a una entrada masiva de alcohol, dulces, helados, fritangas varias y comida basura que nos pasan factura. Después de estos excesos nos sentimos pesados, hinchados y venimos con una tallita más. Las empresas dedicadas a este fin lo saben, y están esperando tu necesidad y esos momentos de debilidad que has tenido conscientemente en tu descanso estival para venderte productos "milagrosos" y convencerte de lo maravilloso que es hacer una dieta detox.

Señores, que no nos engañen, nuestro organismo se detoxifica solito.  Para ello tiene un hígado y unos riñones que hacen muy bien su trabajo. Así que la mejor dieta detox es comer sano. Ya está, así de simple. Dejemos de incluir procesados, alcohol, azúcar, grasas trans y comida rápida en nuestra alimentación, que nuestro cuerpo se va a alegrar muchísimo y se va a limpiar antes. También lo notaremos ya que tendremos mayor vitalidad y nuestro descanso será reparador.

Aparte de los planes de las dietas detox, los batidos y licuados de este tipo no se iban a librar de mi pluma ya que, además de carísimos, tras su procesado se elimina toda la fibra y pulpa de sus ingredientes. Haz la prueba. Intenta comerte todas las frutas y verduras que se supone que llevan y verás como no eres capaz de terminar, te vas a sentir muy saciado y tu sistema digestivo te lo va a agradecer. Por ejemplo, he leído uno que lleva: agua, plátano, zanahoria, calabacín, remolacha, limón, quinua, kale y guaraná. ¡Todo en un botecito! ¿Te imaginas una ensaladera con todos estos ingredientes? Sería un plato súper saludable y evidentemente, más barato, con toda su fibra y ¡recién hecho!

Finalizamos la entrada con las barritas saciantes, y los batidos sustitutivos de las comidas. Se trata de cambiar una cena por un batido o barrita y un par de pastillitas donde se supone que están todas las vitaminas y minerales necesarios.  Como resultado pierdes peso rápidamente. Evidentemente adelgazas, pero  pasas un hambre que te mueres y pagas por ello una suma importante,  recuperando rapidito el peso perdido en cuanto vuelves a tus malos hábitos que son los que hay que cambiar. Así que cambiemos hábitos y aprendamos a cuidar nuestro cuerpo.

Así que" ni dietas ni dietox", es esto: verdad y más verdad. Por favor,  tengamos un poquito de ojo crítico y no dejemos que nos engañen y se aprovechen de nuestra necesidad.

"No necesitamos comer menos, necesitamos comer bien".

Etiquetas
Publicado el
31 de agosto de 2017 - 21:08 h