ETF, alternativa a los fondos de inversión

.

Pocas son las alternativas de inversión hoy. Si queremos rentabilidad hay que acudir a productos con riesgo, sobre todo el inversor se está posicionando en la amplia gama de fondos de inversión que se comercializan por parte de las entidades bancarias.

Pero también es cierto que el inversor en fondos de inversión está empezando a plantearse como alternativa invertir en los llamados ETF (exchange-traded funds), fondos de inversión cotizados.

Producto de inversión poco conocido por el pequeño inversor, interesante como alternativa en la diversificación de nuestro ahorro.

Pocos son los fondos de inversión de gestión activa que baten a su índice de referencia, motivo por lo que al tener menor coste comisión los ETF pueden ser la alternativa a los fondos de inversión de gestión pasiva.

Debemos conocer el funcionamiento de un ETF, muy similar a la operatoria de las acciones, ya que las participaciones de un ETF se compran y venden en un mercado secundario dotado de liquidez.

Son fondos de inversión que cotizan en mercados secundarios cuyo objetivo es replicar a un índice de referencia, bien de renta variable, de renta fija o de materias primas.

La clave está en que aplican una menor comisión que los fondos de inversión, idóneos para que el pequeño inversor tenga acceso a invertir específicamente en un índice o en una materia prima seleccionada.

Su operatoria es muy similar a la compra venta de acciones. Existe un mercado transparente en el que se conocen los precios de compra y venta durante el horario de negociación, dotándole así de liquidez.

Hay que conocer sus pros y contras.

Ventajas, normalmente su menor coste comisiones de gestión y depósito del ETF, la posibilidad de invertir en un índice con la diversificación que supone tanto en tema de riesgo como de rentabilidad.

Suelen tener menor comisión de gestión y depósito, pero tendremos que tener en cuenta las comisiones que nos puede aplicar nuestro banco por la operatoria de la compra venta y administración de estos valores.

Sabremos exactamente el precio de compra al que adquirimos nuestra participación en el fondo cotizado (ETF), dato  que no sabremos a la hora de suscribir una participación de un fondo de inversión ya que hasta el cierre del día no lo conoceremos.

Pero no debemos olvidar que su tributación es diferente a la de los fondos de inversión y que  no podremos realizar traspasos internos entre dos ETF.

Una alternativa más para el pequeño inversor que desee diversificar su ahorro e invertir en un índice de referencia a un menor coste que un en fondo de inversión tradicional de gestión pasiva.

Etiquetas
Publicado el
23 de agosto de 2017 - 23:29 h