Winter is coming

No es un oxímoron. El invierno se acerca. Tanto para los fans de la serie Juego de Tronos, que verán el estreno de la séptima temporada en pleno mes de julio (cuando más frío hará en Invernalia y más calor en Cordobanalia), como para los que no lo son. El invierno ha llegado y hay pocos signos de que la oscuridad desaparezca del horizonte.

La broma del Winter is coming no es mía. La he copiado de un grupo de vamos a llamarlos errejonistas, aunque no lo son, que llegaron a la nueva política, que se ha transformado en vieja, de la mano del 15M. Pensaron que iban a cambiar las cosas y la realidad, la política de siempre (que no es ni nueva ni vieja, sino política al fin y al cabo) los han hecho cambiar.

Fue Pablo Iglesias el que le regaló al rey Felipe Juego de Tronos, cuando quizás lo que tenía que haber hecho era revisarla o esperar nuevas temporadas. Por el camino, desde aquel regalo cuando Iglesias solo era parlamentario europeo, la política española se está dejando más cadáveres que las seis temporadas juntas de la serie de hielo y fuego. Al más puro estilo de la política española, solo quien más capacidad de resistencia tiene es finalmente el que acaba ganando. Rajoy style.

En aquel lejano ya 15M que agitó tanto se denunciaba a aquellos que convertían la política en una profesión, aquellos que buscaban en la política un trabajo más que cambiar las cosas a través de ella. Hoy, mucha de aquella nueva política ha claudicado y se ha llenado de gente que de nuevo no se le conoce más currículum que el de haberse inscrito en un partido. De la nueva (que venía a cambiarlo) y de la vieja (que permanece).

Este viernes, conocimos que el Pleno del Ayuntamiento va a perder a otro concejal, a Alberto de los Ríos, de Ganemos. De los Ríos no va a cumplir ni dos años en la Corporación Municipal de 2015 y decide irse por voluntad propia. Como la canción de Nacho Vegas, parece que ha trazado un "ambicioso plan que consiste en sobrevivir".

Ganemos nació para otra cosa, como un lugar en que se podía pensar y ser libre. No digo que no haya ocurrido con De los Ríos, pero sí que entiendo que no se acabe de sentir cómodo en lo que parece ser una agrupación política que tira ya más de argumentario, como si estos vinieran directamente de Podemos Madrid de la misma manera que IU, el PSOE, Ciudadanos o el PP se los descargan de sus respectivas sedes.

Esta semana hemos visto cómo la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, tiraba de galones y cesaba a Celia Mayer como concejala de Cultura, que para eso es la regidora. O como en Ahora Madrid hay gente que vota una cosa diferente al resto de sus compañeros cuando, por ejemplo, se condena lo que está pasando en Venezuela con los presos políticos (que no deja de denunciar el muy admirado expresidente de Uruguay Múgica).

El Pleno del Ayuntamiento va a perder a un buen concejal (yo es al único al que he escuchado pronunciar palabras en un perfecto inglés en alguna sesión cuando hacía falta, o acabar discursos con latinajos o mitos de la Grecia clásica, como Antonio Maíllo en el Parlamento) y a una persona libre, que ha decidido cuándo y cómo dejar de ser concejal.

https://youtu.be/u211uuobMxc

Etiquetas
Publicado el
19 de marzo de 2017 - 01:01 h
stats