La lengua de las mariposas

Basada en pequeños relatos de Manuel Rivas, La lengua de las mariposas La lengua de las mariposases una película que nos retrotrae a lo importante que fueron los maestros de la república para extender la cultura, la educación y el librepensamiento. José Luis Cuerda fichó al maestro Fernando Fernán Gómez  como el maestro eje de la película, presentándolo a través de los ojos de un alumno (Manuel Lozano). Es el año 1936 y se avecina el fin de la República y del modelo educativo de la izquierda, en expansión por todos los pueblos. Hasta aquel entonces, solo estudiaba un sector privilegiado de la población. En la película, los "ricos" del pueblo no entienden que la escuela sea para todos, y los "humildes" entienden que allí está su futuro. La iglesia temía que le fuera arrebatado su poder en la educación y recelaba de las enseñanzas de un maestro laico. Tuvimos que esperar 35 años para que se aprobara la Ley "Villar Palasí" que extendía la enseñanza obligatoria hasta los 14-16 años que llenó nuestras ciudades de colegios del Plan urgente del 71, y fue la Logse socialista la que lo hizo a los 16-18 años. Unos años antes, la LODE había consagrado la escuela concertada como parte del sistema educativo socialista.

En estos últimos veinticinco años, la guerra educativa no ha dejado de estar activada, aunque con  momentos comprados de bandera blanca, y nuestra ciudad no se ha podido sustraer a ello. Justamente, la llegada de la crisis económica y el descenso de la población escolar debido a la bajada de la natalidad y a el retroceso de la inmigración, parece que nos va a llevar a otro enfrentamiento educativo entre escuela privada y publica. Alguien podrá pensar que "escuela privada", prácticamente, no existe ante la conversión en concertada, pero es una evidencia que la concertada es, simplemente, la privada financiada con dinero público, que ha sido aceptada de forma irresponsable por el socialismo en el poder. Aún recuerdo la teoría, por ejemplo, del cheque escolar, al que tan afin era Mellado, sin duda, porque los socialistas empezaban el doble discurso: por un lado, defendían la escuela pública pero llevaban a sus hijos a la privada.

Ahora, la nueva política de Mar Moreno parece que va a provocar el fin del concierto del colegio Zalima por impedir la educación mixta y que algunos colegios concertados pueden perder algunas unidades, financiadas con dinero público, para mantener la relación entre enseñanza pública y privada. Con esos guiños, se pretende dar imagen de izquierda, pero las contradicciones florecen. Por ejemplo, el paso del colegio Salvador Vinuesa, tradicionalmente en la zona de Poniente Sur, a la zona de Brillante Oeste, solo supone priorizar el barrio de Donnie Brasco Durán, el Arroyo del Moro, a la zona de Poniente, produciendo un descenso de las plazas públicas en la zona y un incremento de las privadas religiosas a  través del colegio de la Trinidad,, en obras. Se defiende que se necesitan plazas en la zona de Brillante oeste, aunque se oculta que el colegio Obispo Osio, de las Margaritas, está medio vacío y que, simplemente, se pretende que los niños de Arroyo del Moro no se mezclen con los de Moreras.

Hace dos años, el socialismo reinante en la Junta de Andalucía aceptó definir zonas educativas amplias pues íncluían todo un distrito, rompiendo la preferencia de asistencia al colegio según cercanía residencial o laboral y priorizando la existencia de hermanos en el centro. Se asumía así el fraude cometido por cientos de padres que habían alterado el padronamiento para favorecer su entrada en un centro escolar diferente al que le correspondía de forma prioritaria. Curiosamente, solo se ha modificado este año en una de las zonas, la Sur, donde se ha procedido a una subdivisión en dos subzonas. Justamente, este distrito es el que está dominado por los hermanos Durán. Otras peticiones similares, realizadas en otros distritos, no han sido escuchadas.

Con todo, se prevé una gran tensión si prospera la reforma de la administración local que apuesta por pasar las competencias educativas a las comunidades autónomas. Estoy convencido de que detrás de ello hay razones económicas que afectarán fuertemente a la escuela pública, pero sería hipócrita no reconocer los problemas que ha originado la dualidad de competencias en la gestión de las infraestructuras públicas. La izquierda local siempre ha sido favorable a que se resolviera ese sinsentido, aunque no se ha puesto de acuerdo si era más favorable a concentrar la educación obligatoria en la comunidad autómoma o transferirla a los ayuntamientos. Finalmente, parece que se concentrarán las competencias  a nivel autónomico, creando inquietud entre porteros, limpiadores/as y otro personal municipal que ahora presta sus servicios en le escuela. El cierre de la escuela infantil que ya analicé en este blog, no es sino el mascarón de proa de lo que puede suceder.

En cualquier caso, los ayuntamientos deben seguir pensando que la educación y la estructura y extensión del sistema escolar es básico para el desarrollo de sus ciudades. Si renegamos de ello, actuaremos como el niño de "La lengua de las mariposas" cuando, ante la pasividad cómplice de sus padres y convecinos, que permiten la detención del maestro, lo persigue apedreándolo y gritándole de forma inocente "espirotrompa", sin saber que con él se va el progreso.

Etiquetas
Publicado el
13 de marzo de 2013 - 08:11 h