El pelo blanco, alta Frecuencia Absoluta

Te levantas por la mañana, muy temprano, para ganarle una hora de ventaja al resto del equipo. Tiendes una lavadora, pones otra, preparas el desayuno y miras el correo. Lo haces por que necesitas sentir que en tu espacio vital inmediato, está todo dentro de un relativo orden, y lo haces también por que entiendes que las tareas que se estiman necesarias para que la cosa doméstica funcione, deben repartirse entre todos los que componen el equipo, cada uno asumiendo responsabilidades con arreglo, exclusivamente, a su edad. No repartir esto, o hacerlo con arreglo a otras condiciones, por ejemplo, sexo, es estar fuera del mundo.

Abro el "PC" y un tuit me pone en alerta sobre una entrevista en El día de Córdoba. Se trata del presidente de la Federación de Peñas, D. Francisco Castillero. No se cómo describir lo que uno siente cuando los representantes de alguna porción, más o menos importante, de la sociedad que le rodea, hablan en términos de la carpetovetonia más ancestral. Por un momento no sabía si era una entrevista o la reseña de "La Pieza del Mes" del Museo Arqueológico.

-¿Cómo explicaría a una persona no versada en la materia qué es una peña? -El Rey me lo preguntó. Me lo presentó Rosa Aguilar una vez que vino al Ayuntamiento. Y yo le dije: "Majestad, cuando uno termina su trabajo, llega a su casa y la mujer está fregando y no nos deja ni pisar, coge y se baja a la peña...

Es una triste gracia, como decía el tuit, pero una parte la representación de la ciudad la ostentan perfiles como este, de pelo blanco (curiosa la alta "Frecuencia Absoluta" de esta característica en los próceres cordobeses que restan, más que aportan, a la ciudad) y psiquis turbia. Porque, si cada uno en su casa es libre de organizarse como quiera, lo que no es aceptable es que, en los tiempos que corren, todavía se haga gala del machismo más rancio a boca llena.

Admitámoslo, las peñas son importantes en nuestra ciudad, y no precisamente por que sean la válvula de escape que evite disputas con nuestra señora a cuenta del suelo recién fregado. No. Lo son por que forman parte de la red asociativa y cumplen con una función social, deportiva y cultural que es digna de elogio (...salvo algunas cosas, como diría nuestro Presidente). Pero resulta que, con representantes como los nombrados, la imagen que proyectan es rancia. Y, puesto que el presidente de las peñas, al parecer viaja con el séquito municipal, asiste a recepciones de altos dignatarios, en definitiva, ejerce como representante de la ciudad, yo, que no soy peñista (todavía) pero soy cordobés, exijo que los peñistas asuman su responsabilidad y se busquen un representante que esté a la altura de los tiempos. Que ya es hora.

A ver si es posible, que no me sienta yo menos cordobés por tender coladas a las 6 de la mañana.

Etiquetas
Publicado el
2 de mayo de 2013 - 06:23 h
stats