Acortando URLs. Lo bueno, si breve...

- Vale, y si yo quiero poner en un tuit un enlace a una página que la URL ocupa más de 140 caracteres ¿Cómo lo hago?- Para eso están los acortadores de URL- ¿Mande?

Un acortador de URL es lo que su propio nombre indica, una herramienta que permite reducir la longitud de una URL.

Muchas veces queremos compartir enlaces que son largos, muy largos, increíblemente largos. ¿Cómo evitamos pasar un chorizo de caracteres más largo que un día sin pan? Usando un acortador de URL.

Y no sólo para compartir en Twitter, donde los caracteres siempre cotizan a la alza, sino en cualquier otra red social, en correos electrónicos y en general en cualquier sitio donde queramos incluir un enlace de longitud razonable.

Muchas son las aplicaciones que ya tienen integrado este servicio. Por ejemplo GoogleMaps te ofrece la posibilidad de obtener una URL corta cuando quieres compartir el enlace a una ubicación o mapa concreto.

El propio Twitter (no lo tuvo desde su inicio sino que fue una noticia recibida con aplausos entre sus usuarios) acorta las URLs a un tamaño de entre 20 y 22 caracteres.

Algunas aplicaciones para la gestión de cuentas de Twitter como por ejemplo Hootsuite incluyen su propio acortador de URLs, ow.ly en este caso, y además te ofrecen estadísticas sobre el número de clics recibidos en cada enlace.

Y luego existen las herramientas propias de esta función. Como en cualquier otro tipo de herramientas, existen muchas y cada cual tendrá su preferida.

El gigante Google obviamente no podía quedarse fuera de esto y creó goo.gl. Te crea URLs siempre públicas, ofrece estadísticas del número de clics y no necesita registrarse.

Otra de las más conocidas es bit.ly. Además de la funcionalidad para la que fue creada, ofrece muchas otras posibilidades (siempre que te registres para crear una cuenta, que es gratuita para obtener este tipo de funcionalidades): puedes crear las URLs públicas o privadas, te permite agruparlas en bundles, puedes acceder a numerosas estadísticas de cada enlace (número de clics, procedencia, distribución geográfica, etc.) y una cosa que me gusta mucho y es muy útil para mí es el poder modificar el enlace y dejarlo bonito.

Me explico, los acortadores generan una nueva URL, más corta que la original mediante la disposición de caracteres de forma aleatoria, pero con bit.ly puedes modificarlo y ponerle la cadena de caracteres que tú prefieras, siempre que no haya sido usada con anterioridad. ¿Y para qué sirve esto? Pues en ocasiones en las que necesitas que la URL sea representativa, para que quede más estético o lo que sea, te evitas el tener un conjunto de caracteres sin sentido y puedes poner un nombre por ejemplo que represente el destino del enlace. Si quiero compartir un álbum de fotos de Facebook, podría continuar el bit.ly con "FotosCenaVerano2013" quedando mucho más estético y con más sentido para quien lo lea.

Algunas marcas, para no perder su difusión e imagen quedando ocultas tras una URL acortada bajo un dominio ajeno han optado por crear su propio acortador, como es el caso de Facebook con su fb.me.

Pero esto último no es sólo posible para las marcas, si tú también quieres tener tu propio acortador de URL sólo tienes que registrar el dominio que quieras usar y configurarlo en alguna de las herramientas de acortar URLs que te lo permitan. La única pega es que para poder utilizar este tipo de funcionalidades suele ser necesario disponer de una cuenta PRO (de pago), pero... Anda que no mola tener tu propio acortador de URLs personalizado ¿eh? Y si no, mirad a @davidmerinas, que publica tuits muy cordobitas con su 957.be... ¡Me encanta desde la primera vez que lo vi!

Y con esto corto y cierro, que yo es ponerme a escribir y me cuesta tela acortar...

Etiquetas
Publicado el
21 de junio de 2013 - 04:30 h