Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
Sobre este blog

Soy cordobesa, del barrio de Ciudad Jardín y ciudadana del mundo, los ochenta fueron mi momento; hiperactiva y poliédrica, nieta, hija, hermana, madre y compañera de destino y desde que recuerdo soy y me siento Abogada. 

Pipí Calzaslargas me enseñó que también nosotras podíamos ser libres, dueñas de nuestro destino, no estar sometidas y defender a los más débiles. Llevo muchos años demandando justicia y utilizando mi voz para elevar las palabras de otros. Palabras de reivindicación, de queja, de demanda o de contestación, palabras de súplica o allanamiento, y hasta palabras de amor o desamor. Ahora y aquí seré la única dueña de las palabras que les ofrezco en este azafate, la bandeja que tanto me recuerda a mi abuela y en la que espero servirles lo que mi retina femenina enfoque sobre el pasado, el presente y el futuro de una ciudad tan singular como esta. 

¿ Mi vida ? … Carpe diem amigos, que antes de lo deseable, anochecerá.

El camino. La zona de confort

El camino

Magdalena Entrenas

0

La pasada semana atravesé puentes medievales, bosques mágicos, tierras por donde pisaron conquistadores, calzadas romanas que solo Roma podía concebir. He cruzado campos de trigo y cebada, viñedos espectaculares; he subido montañas y he bajado por cañadas con incómodas piedras. No ha sido fácil, porque el Camino de Santiago no es fácil, pero una vez más regreso sabiendo que volveré.

Allí encontré a una pareja de Colorado con la que no me tuve que esforzar mucho con el inglés. Y es que en el condado recóndito del “Estado Centenario” de los EE. UU. de donde venían, los niños estudian español en la escuela. Lo estudian felices e interesados, mientras aquí algunos ridículos políticos pelean para que nuestros niños no lo hagan. La vida es así. Volar desde Colorado para andar hasta Santiago era un sueño y la experiencia más increíble de su vida.

He andado a ratos con Mary, de Canadá, y también con Gabriel y su pareja, argentinos residentes en Australia. Cuando hablas con pasión de derecho romano con un colega argentino, sientes la grandeza de nuestro ordenamiento jurídico, ese que de repente aquí desprecian y pretenden tergiversar algunos. Marcharon de Argentina buscando lo más esencial para el ser humano: un futuro de certeza y un hogar seguro. Volar desde las antípodas para recorrer el camino, disfrutando de cada sorbo de buen vino y buscando, además, los vestigios de esos bisabuelos que emigraron a Argentina era su experiencia única de vida. Y dos meses para hacerlo... y es que las empresas en Australia regalan a sus empleados un mes extra de vacaciones cada diez años trabajados. El tiempo, el mejor regalo.

Frank venía de Alemania a sus casi 80 años. Paso firme, pero a un ritmo muy distinto. Cuando a la salida de Los Arcos le pregunté en cuánto tiempo calculaba que llegaría a Santiago, me dijo: “¿Eso importa?”. Me miró y continuó: “Tengo tiempo”.

Cuando caminas te das cuenta de que cada uno tiene su propio camino y su porqué. Caminos diversos, pero siempre el mismo camino. A veces no puedes hacer otra cosa que seguirlo y otras, equivocarte para tener que rectificar. También están los que no rectifican y prefieren atravesar campos de cardos para volver al camino. El disfrute del camino es el camino mismo. Aprender a disfrutar del sol, de la lluvia, de las piedras que te revientan los pies, de las subidas y las bajadas. Siempre tras una subida, una bajada. Estar siempre en la cima es imposible.

El camino te enseña a resignarte y aceptar a los demás y, lo más importante, a aceptarte a ti mismo, con tus virtudes y tus enormes defectos. Pero esa aceptación no significa no rectificar, ni situarte en un plano de egoísta indiferencia como Fangoria en aquel “yo soy así y así seguiré”. En el camino a todos nos amenazan los mismos miedos, las mismas incertidumbres y hasta las mismas sombras. La diferencia está en la actitud ante el camino.

Y es que, según Carl Jung, la sombra representa el “lado oscuro” de nuestra personalidad, esos rasgos y actitudes que el Yo Consciente no reconoce como propios, pero que están ahí. Aceptarlos es convivir mejor con ellos y también contigo. Saber que nuestra sombra unas veces está delante, otras caminan a tu lado y otras detrás. Tu sombra no depende de ti, sino del sol. Las sombras dependen de la luz y esa sí puedes buscarla tú.

Hay moscas efímeras que solo viven 24 horas y las imagino felices. Las bellas amapolas del campo, si las cortas, apenas duran radiantes y tersas. La vida es tan efímera y bella como una amapola. Mientras dura. Como el camino. No hay zona de confort. No puede haberla. El final del camino es el comienzo de otro y, cuando no sea, estaremos muertos. Disfruten solo del camino.

Sobre este blog

Soy cordobesa, del barrio de Ciudad Jardín y ciudadana del mundo, los ochenta fueron mi momento; hiperactiva y poliédrica, nieta, hija, hermana, madre y compañera de destino y desde que recuerdo soy y me siento Abogada. 

Pipí Calzaslargas me enseñó que también nosotras podíamos ser libres, dueñas de nuestro destino, no estar sometidas y defender a los más débiles. Llevo muchos años demandando justicia y utilizando mi voz para elevar las palabras de otros. Palabras de reivindicación, de queja, de demanda o de contestación, palabras de súplica o allanamiento, y hasta palabras de amor o desamor. Ahora y aquí seré la única dueña de las palabras que les ofrezco en este azafate, la bandeja que tanto me recuerda a mi abuela y en la que espero servirles lo que mi retina femenina enfoque sobre el pasado, el presente y el futuro de una ciudad tan singular como esta. 

¿ Mi vida ? … Carpe diem amigos, que antes de lo deseable, anochecerá.

Etiquetas
stats