Verde, blanca y... blanca

Mañana es el Día de Andalucía, pues muy bien. No me considero especialmente patriota, andaluz sí, pero patriota, no mucho. Esas cosas de las banderas, el orgullo colectivo, el folclore, y el rancio abolengo tiende a repanpinflármela cosa mala, mucho más si el ideario común está construido sobre un pobre discurso que, lejos de reconocer las diferentes peculiaridades de la identidad histórica y cultural, se asienta sobre la mediocridad creciente de una impostura moldeada por las tardes de Canal Sur. Digamos que soy de celebrar más el 4 de diciembre, el 14 de abril y el 1 de mayo por los motivos que ustedes ya imaginarán. No entraré a debate, voy a lo mío, a lo del tiempo.

Voy a ser directo para que se entienda bien. Mañana, día de Andalucía, es muy probable que se repita lo que el 28 de febrero de 2004, cuando amanecimos con una pequeña nevada en las zonas altas de la sierra, han leído bien, nevada. Si no se acuerdan no pasa nada, es síntoma de que están relativamente sanos. Como siempre, vayamos por partes, para que aprendan ustedes y queden fetén ante los amigotes. Estos días, como ya les dije, hemos vuelto a paladear el sabor del invierno. Una masa de aire polar tuvo a bien instalársenos sobre la Península en uno de esos desalojos que preceden a la primavera y cuyo mecanismo ya les expliqué. Esta masa dejó importantes nevadas por todo el tercio norte peninsular y algo más que fresco por el resto del país, en nuestras cercanías, en Villanueva, cuatro grados bajo cero de mínima.

Pues bien, el centro de la masa de aire, especialmente fría en altura, sufre desde ayer una suerte de estrechamiento por acción de los vientos del Anticiclón de las Azores que estos días anda con su centro de acción en las Islas Británicas, favoreciendo lo que en meteorología se conoce como circulación retrógrada, empujando ese aire frío más propio del norte europeo hasta nuestra querida Península. Pero no queda ahí la cosa, no. Ese estrechamiento del que les hablo, ha querido situar el centro de la masa de aire frío en las inmediaciones del Cabo de San Vicente, donde va a encontrarse, en este mismo momento en que ustedes me leen y aprenden del tiempo, con las aguas, relativamente mucho más cálidas, del Oceáno Atlántico. La consecuencia, venga que esta ya deberían saberla, una depresión aislada en niveles altos, o DANA.

Sí amigos, una preciosa DANA invernal que en estos mismos momentos reactiva el núcleo principal de la baja, profundizándose y derivándose en un nuevo episodio de precipitaciones intensas en nuestra región, que afectará muy especialmente a la mitad occidental de nuestra muy rancia patria andaluza. Como recordarán, las DANA's tienen un fuerte componente convectivo como consecuencia del contraste energético entre masas de aire de diferente temperatura, lo que dicho de otro modo se traduce en precipitaciones de carácter tormentoso. Así pues, lo que va a ocurrir mañana, con una muy alta probabilidad, precipitaciones fuertes o muy fuertes en prácticamente toda la región, más cuanto más al oeste. Y ahora viene lo curioso del asunto.

Lo que con una elevada probabilidad ocurrirá si no ocurre el desastre modelístico. Como les he mencionado, es esta una DANA cuyo origen procede de una masa de aire polar. Pues bien, el embolsamiento de la masa de aire tiene un núcleo muy frío, especialmente en altura, lo que permitirá hacer caer la cota hasta los 400 metros en la mitad noroccidental andaluza, lo que significa nevadas, relativamente abundantes, en las sierras noroccidentales, donde entran, porqué no, los picos de la Sierra Morena que algunos tenemos la suerte de ver por la ventana. Es decir, que con casi toda certeza, deberíamos ver nieve en las zonas más altas del sistema serrano cordobés.

No es que me zambulla en la piscina, la Agencia Estatal de Meteorología ya ha lanzado el aviso amarillo por acumulación de hasta 4 cm de nieve, así que alta desgracia debe darse para que no veamos nieve a pocos kilómetros de la capital. Pero dos puntos en los que me juego el tipo. El primero de ellos, que la Agencia, por el momento, ha preferido pecar de prevenida, y algo me dice que a lo largo de esta tarde acabarán subiendo el aviso a nivel naranja, que se activa para acumulados por encima de 5 cm. El segundo. Atendiendo a la hora de entrada de la precipitación, y al carácter convectivo de la DANA que nos va a afectar, no me extrañaría en demasía que pudieran darse puntuales desplomes en la cota de nieve, pudiendo verse algún que otro copo a primeras horas de la mañana en zonas altas de la ciudad. Pero esto que les digo es una temeridad.

Lo que sí es seguro es que tendremos los amantes de la meteo, el que posiblemente sea el último seguimiento nivoso con cierta probabilidad de éxito en la temporada 2012-2013, porque lo nos espera después, si el Azoriano no lo impide, es un comienzo de marzo verdaderamente húmedo, pero eso ya, casi mejor, el miércoles que viene.

pd: mi reconocimiento público a la fe patriótica que ha demostrado Kike Iraundegui en la previsión del hasta ahora, mejor seguimiento de nieve de la temporada, va por ti montruo.

Etiquetas
Publicado el
27 de febrero de 2013 - 07:00 h