Futbolista

La cordobesa Rocío Gálvez celebra un gol con el Betis.

Acaba de debutar con la selección española absoluta conquistando un título en Chipre. Ya vistió antes la camiseta roja en todas las categorías de formación, interviniendo en Europeos y Mundiales. Esta temporada es titular sin discusión en el Real Betis, al que ha llegado a préstamo desde el Atlético de Madrid, con el que jugó la Champions League. En Heliópolis se ha entretenido, entre otros asuntos, en entrar en la historia por marcar el gol que sirvió para doblegar al Sevilla en el derbi eterno. Se llama Rocío y tiene 20 años. Es ya la mejor futbolista cordobesa de todos los tiempos.

Ante este suceso extraordinario, uno no puede evitar acordarse de la historia de Vanessa Gimbert. Alguien nos contó que había una niña de 14 años en La Carlota que jugaba al fútbol de un modo formidable. Lo hacía en un equipo masculino porque no había chicas para montar uno femenino. Es más, nadie parecía tener el más mínimo interés en hacerlo. Me acuerdo de las bromas de trazo grueso de gente del gremio, entrenadores y directivos que miraban con sorna aquella invasión de un terreno exclusivo. Era 1996. Contacté con Vanessa un tiempo después para escribir un artículo en el Diario Córdoba. La habían llamado para ir con la selección española. No olvidaré lo que me dijo: "Me gustaría poder jugar algún día como profesional". Aquella pieza se publicó, con fotos del compañero Larrea, y la vida siguió. Vanessa, que nació en Bergara (Guipuzcoa), cumplió lo que quería. En Montilla se creó un equipo de fútbol femenino y ella jugó ahí. Luego cogió las maletas. Vida de futbolista. Pasó por el Levante, el Sevilla, el Rayo Vallecano... Aún sigue jugando, con 37 años, en el Athletic.

Dentro de una semana, Vanessa y Rocío se podrán cruzar en el campo de Lezama en un Athletic-Betis de la Liga Iberdrola, la máxima categoría en España. Aquella joven vasca -cuya familia sigue residiendo en La Carlota- hizo que en Córdoba se empezara a hablar de fútbol femenino hace más de veinte años, los mismos que tiene Rocío Gálvez, la primera jugadora nacida en la provincia que defiende el escudo de La Roja.

Ahí queda el dato. El fútbol cordobés tiene en la actualidad a su máximo exponente en una figura femenina. Esto es lo que pasa justo en el Día Internacional de la Mujer, este 8-M con toda su carga de reivindicaciones, paros, huelgas y manifestaciones en la lucha por la igualdad efectiva entre los sexos.

El fútbol es así. El deporte es para todos. El negocio, no.

Etiquetas
Publicado el
8 de marzo de 2018 - 15:36 h
stats