El escudo del Córdoba

Aficionados en el partido del Córdoba de fútbol sala en Vista Alegre |

El Córdoba de fútbol sala regresó al Palacio de Deportes Vista Alegre, donde más de dos mil personas le esperaban en una tórrida tarde-noche de agosto. El Córdoba de fútbol sala ofreció una imagen seductora: se entretuvo en remontarle un 1-4 al Jaén Paraíso Interior -un dato: el mejor club andaluz de todos los tiempos y la referencia del sur, como el Unicaja Málaga en baloncesto- para ganar por 5-4 y dar una alegría a su creciente legión de seguidores. El Córdoba de fútbol sala demostró que sea verano o sea invierno no pierde de vista dos cuestiones básicas: el respeto a la afición y la responsabilidad por representar a una ciudad. El Córdoba de fútbol sala estuvo alentado desde las gradas por cientos de seguidores ataviados con los colores blanquiverdes, en un sentimiento de comunidad que ha arraigado como nunca se había visto en los últimos tiempos en la ciudad. El Córdoba de fútbol sala tuvo el respaldo desde el palco con representación de grupos políticos de toda clase, condición y color. El Córdoba de fútbol sala va a debutar en la Primera División, la mejor liga del mundo. El Córdoba de fútbol sala estrenó unas nuevas equipaciones... en la que no estaba el escudo del Córdoba CF.

Al Córdoba de fútbol sala le ha salpicado, en un horrible efecto dominó, el disparatado gobierno del Córdoba Club de Fútbol, cuyo líder ya dejó suficientemente claro en multitud de ocasiones que esto del fútbol sala le trae absolutamente sin cuidado. A José García Román -a quien no le hace falta declarar su cordobesismo porque lo lleva demostrando con hechos muchos años- no le quedó más remedio que buscar unas equipaciones para que la plantilla pudiera presentarse con decoro ante la afición y cumplir los compromisos con sus patrocinadores, entre los que no está el Córdoba CF. El presidente esperó a que la entidad que pilota Jesús León enviara los uniformes de la marca Adidas, el único compromiso después de retirar el apoyo económico. Se quedó con las ganas, aunque sin sorpresa. No hubo ni equipaciones ni permiso para usar el escudo en la indumentaria que adquirió el club para la ocasión.

¿La razón de que no llegaran los uniformes? Ya saben: el Córdoba no paga a proveedores. Así que el Córdoba de fútbol sala se presentó sin el escudo del Córdoba CF, el mismo que ha lucido en los dos últimos años y que ha estado asociado a triunfos en todos los aspectos: el deportivo -con ascenso a la élite-, el social -ha enamorado a la ciudad y bate récords de abonados- y hasta el economico, con una gestión coherente, legal y honesta.

El Córdoba de fútbol sala es, como el femenino, víctima colateral del 'modelo León'. Lo de las mujeres es de traca: ascendieron a la Liga Reto Iberdrola y andan jugando con camisetas prestadas, sin equipaciones oficiales, con problemas para las inscripciones y su máxima impulsora y presidenta, Magdalena Entrenas, destituida del cargo en pleno verano. El equipo de fútbol sala, que durante la pretemporada ha usado la ropa de los juveniles en el curso pasado, no podía arriesgarse al ridículo al que otros le estaban arrastrando. Como es lógico, los dirigentes del futsal actuaron para estar a la altura de las circunstancias. El pago que pueden recibir es quedarse sin las camisetas oficiales del Córdoba CF. ¿Y que les quiten el escudo? Eso habrá que discutirlo. Igual les quieren cobrar por él, que todo es posible en esta casa de los líos. Se trata, en el fondo, de un choque de culturas: unos defienden el escudo y otros se tapan con él.

Etiquetas
Publicado el
28 de agosto de 2019 - 22:56 h