Sencillez en el retorno al hogar

https://youtu. be/kFTU1Zdxosg

La hermandad del Perdón realizó este viernes el traslado de sus titulares a la iglesia de San Roque, a la que regresan después de nueve meses de labor de restauración | Las imágenes fueron en sencillas parihuelas con el acompañamiento de la Banda de Cornetas y Tambores de la Coronación de Espinas

La plaza presenta una estampa propia de Semana Santa. Son numerosos los cofrades que se dan cita a las puertas de la parroquia de San Juan y Todos los Santos, cuyas campanas suenan a las nueve de la noche. La puerta frontal del templo está abierta desde hace unos minutos, pero es en ese justo instante cuando comienza a salir, con paso cuidado y en una sencilla parihuela, Nuestro Padre Jesús del Perdón. Tras él, aparece la imagen de María Santísima del Rocío y Lágrimas. La Banda de Cornetas y Tambores de la Coronación de Espinas, encargada de acompañar musicalmente a las tallas de Romero Zafra, interpreta el himno real. Ahora sí, es un hecho: la hermandad del Perdón inicia el camino de regreso a la iglesia de San Roque. Lo hace en medio de una notable expectación junto a La Trinidad, que también es su hogar y que de dicho modo sirvió en los últimos nueve meses.

Poco a poco, las imágenes escapan de la mirada de todos cuantos se encuentran en el lugar. Una tras otra, las sencillas parihuelas dispuestas para la ocasión se adentran por Horno de la Trinidad. Vencen a la estrechez de la calle en su marcha hacia una iglesia que tras largo tiempo, casi un año, aguarda con un aspecto más favorecido. Es San Roque, después de su restauración, una joya recuperada en Buen Pastor. Hasta allí acuden muchos de los que asisten a la salida de la procesión de traslado de los titulares del Perdón desde San Juan y Todos los Santos. Para la ocasión, va María Santísima del Rocío y Lágrimas sobre una peana de plata, colocada sobre el pequeño paso en el que marcha.

Tiene ésta un aroma de cita especial, que se denota de la formación del cortejo que precede a las imágenes. La cruz parroquial y los hermanos de vela abren la comitiva, en la que también existe una representación del Rocío de Córdoba, corporación hermanada con el Perdón, así como de la Santa Faz y del Vía Crucis, cofradías de La Trinidad y junto a las que realizó días atrás un quinario conjunto. Además, miembros de las hermandades del Miércoles Santo acompañan también a los titulares en su vuelta a la iglesia de San Roque, que se produce de manera sencilla, con un trayecto corto, con solemnidad y por breve espacio de tiempo en la calle. Y con los sones de la Banda de Cornetas y Tambores de la Coronación de Espinas, por supuesto.

Etiquetas
Publicado el
14 de marzo de 2015 - 09:09 h
stats