Paz, Esperanza y solidaridad

Los costaleros del palio de la Paz se hacen donantes de órganos en un sencillo pero emotivo acto | El coordinador de trasplantes del Reina Sofía, Juan Carlos Robles, destaca la importancia de gestos como éste de cara a la concienciación de la sociedad

Son las nueve de la noche. La lluvia cae a intervalos, pero no cesa. En el cocherón de la hermandad de la Paz, donde continúan los preparativos, cada vez de manera más intensa, de cara a su estación de penitencia del próximo Miércoles Santo, se reúnen los costaleros del paso sobre el que la Paloma de Capuchinos recorre cada año las calles de la ciudad. El tiempo no permite que haya ensayo, tal y como tenía previsto la cuadrilla que dirige Rafael Muñoz Cruz, también presente. Al igual que Juan Carlos Robles y José María Dueñas, coordinadores de trasplantes del Hospital Universitario Reina Sofía. Llegan acompañados de una coordinadora de México y otra doctora que lo será próximamente en un centro sanitario de Santo Domingo (República Dominicana). Todos se dan cita a razón de un emotivo y sencillo acto de apoyo a la donación de órganos.

La cuadrilla de costaleros del paso de palio de la corporación de Capuchinos se enfunda la camiseta roja que presenta el lema "Regala vida, dona órganos", con la que de algún modo se realiza también promoción de la importancia de un gesto tan generoso como ése. Todos posan acto seguido con su carnet de donante. El cocherón de la Paz se llena una vez más de Esperanza, la que supone para todos aquellos que lo necesitan que la sociedad tome conciencia del valor que tiene la donación de órganos. También ofrece una estampa de solidaridad, la que muestra la hermandad con sede en la iglesia conventual del Santo Ángel, que a través de esta iniciativa pone su granito de arena para la causa.

"Lo único que refleja este acto es la solidaridad, la generosidad y la participación de toda la sociedad en todo lo que es la donación y la concienciación al respecto", indica Juan Carlos Robles, que agradece tanto a la cofradía su gesto como a los medios la difusión del mismo. El acto tiene lugar por mediación de un costalero del palio de María Santísima de la Paz y Esperanza que es enfermero en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Reina Sofía. En el centro sanitario terminan estos días su curso de coordinación las jóvenes doctoras de México y República Dominicana dentro del convenio que la Organización Nacional de Trasplantes tiene con distintos países de Latinoamérica. Ellas también participan del acto, que ofrece la posibilidad de un mayor conocimiento de "ese proceso tan bonito que es la donación", tal y como señala Robles.

El coordinador de trasplantes del Universitario Reina Sofía destaca que la donación en Córdoba particularmente y en España en general "marcha muy bien precisamente por actos como éste, como el de mañana o como el de pasado y gracias a los medios que lo difunden". "Al final, todos somos granitos de arena en un proceso que comienza en la sociedad y termina en la sociedad", expresa Robles, que junto a José María Dueñas recoge un cuadro en recuerdo de esta cita. Lo entrega Rafael Muñoz Cruz, que está acompañado del equipo de capataces y guías del paso de palio, así como de la cuadrilla de costaleros del mismo y del hermano mayor de la corporación, Enrique Aguilar. El deseo final desde el cocherón de la Paz, a través de este gesto de solidaridad, no es otro que llenar de Esperanza, y vida, a quienes necesitan en un momento dado de un trasplante.

Etiquetas
Publicado el
18 de marzo de 2015 - 11:05 h
stats