Noche intensa de emociones

https://youtu. be/cUL103SCX4Q

A las puertas de la Semana Santa, más de una decena de hermandades celebró Vía Crucis en la ciudad | El Cristo de la Providencia, Jesús Nazareno y Jesús Caído ofrecieron algunas de las estampas más significativas

De Santa María de Gracia al barrio de las Palmeras. También en el Santuario de Scala Coeli. Tras un día cargado de actividad, la noche del Viernes de Dolores no pierde en absoluto en intensidad. Las calles de la ciudad se llenan de incienso y solemnidad. Son más de diez los Vía Crucis que tienen lugar en Córdoba cuando la Semana Santa está a las puertas. Bajo la luna y con numerosa afluencia de cofrades en diferentes enclaves, las hermandades realizan el rezo de las Estaciones en recorrido por sus barrios. Es ésta una jornada especial, que también da lugar a instantes y estampas de carácter excepcional.

Sucede en la Mezquita-Catedral, hasta donde llega el Cristo de la Providencia desde la parroquia de San Juan y Todos los Santos. La fraternidad del mismo nombre, decidió acudir al templo mayor con motivo del cincuentenario de la Obra Pía de la Trinidad. Para su fundador hubo un hermoso gesto en el camino de regreso de la imagen a su templo, pues se realizó una ofrenda al monumento de Antonio Gómez Aguilar.

Emotivo y especial fue el Vía Crucis del Cristo de la Providencia, como también el de Nuestro Padre Jesús Nazareno. La hermandad con sede en la iglesia homónima no suele realizar el rezo de las Estaciones en la calle, por lo que también se trataba de una cita significativa. La imagen del Señor, que portó en esta ocasión una Cruz de madera, recorrió la feligresía en parihuela y con música de capilla. No fueron pocos los que quisieron acompañar a la cofradía, que alcanzó la plaza de San Lorenzo antes de regresar a su templo. Este lugar, del que salió el Cristo del Remedio de Ánimas, se convirtió quizá en el punto principal de la noche, que también ofreció una imagen extraordinaria.

Tanto como lo es la celebración de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Caído, que conmemora este año su 250 aniversario fundacional. Por este motivo, la corporación de San Cayetano decidió caminar hasta Santa Marina en su Vía Crucis. Hubo rezo de Estaciones en el interior de Santa Isabel, como también en el templo sede de la cofradía del Resucitado. Fue ésta, sin lugar a dudas, una de las estampas, sino la que más, con mayor significado de un Viernes de Dolores de gran intensidad. A dos días del inicio de la Semana Santa, este sábado ya sólo uno -el último que resta de espera-, el sentimiento cofrade comenzó ya a recorrer la ciudad.

Etiquetas
Publicado el
28 de marzo de 2015 - 11:54 h