La luz del Corpus Christi

El entorno de la Mezquita-Catedral acogió este domingo la salida procesional de la custodia de Arfe | El Santísimo recorrió las calles tras una solemne eucaristía

Cuando el cortejo empieza a cruzar la Puerta de las Palmas de la Mezquita-Catedral, el calor es quizá menos intenso que a lo largo del día. Con todo, la temperatura es aún alta. En el Patio de los Naranjos, son centenares de personas las que esperan el paso de la procesión, que tiene su inicio cuando el sol entra en período de resistencia. Éste no se quiere marchar, pretende continuar presente para dar mayor brillo si cabe a la celebración del Corpus Christi por el entorno del primer templo de la ciudad, en cuyo interior tiene lugar a las siete de la tarde la solemne eucaristía a cargo del Obispo de Córdoba, Demetrio Fernández. Tras el acto litúrgico, el Santísimo recorre las calles en las últimas horas de un domingo resplandeciente.

Unos minutos por encima de las ocho, mientras el cielo obtiene poco a poco un tono más oscuro, la amplia comitiva comienza a caminar por el Patio de los Naranjos. El cortejo lo conforman, como es habitual, la Cruz de la Mezquita-Catedral, niños de Primera Comunión, las hermandades en estricto orden, seminaristas y clero. Todos preceden acompañados por los sones de la Banda de Música Cristo del Amor el paso sobre el que va la esplendorosa custodia de Arfe. En el interior de tan magnífico tesoro se halla Jesús Sacramentado y en torno a él la Fe se da cita en cada rincón de las calles próximas al primer templo de la Diócesis.

Al igual que el año anterior, en esta ocasión la procesión no configura su itinerario con destino en las Tendillas, sino por el entorno de la Mezquita-Catedral. El Santísimo recorre una vez más, con acierto, el corazón de una ciudad que celebra con respeto y sentimiento el Corpus Christi. En las calles que marchan del primer templo al Triunfo, con camino por Corregidor Luis de la Cerda, Cardenal González y Ronda de Isasa, se levantan diversos altares efímeros, dispuestos por distintas hermandades. El principal se erige precisamente junto a la Puerta del Puente, donde el Obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, toma la palabra para dar la bendición a todos cuantos se encuentran en tan incomparable marco. El escenario es único, como el importante significado de una procesión que, ahora sí, culmina con la noche ya presente.

Etiquetas
Publicado el
8 de junio de 2015 - 11:58 h
stats