Luminosidad de la Virgen de Fátima

La hermandad realizó este domingo la salida procesional con la imagen, que recorrió las calles de su barrio | El cortejo estuvo acompañado por la Banda de Cornetas y Tambores de la Coronación de Espinas

La tarde es luminosa. Y calurosa. La temperatura advierte de que el verano cordobés, que suele llegar antes de tiempo, está próximo. Pero es mayo, mes de ciudad en flor y también tiempo de Glorias. Todo se enlaza de manera perfecta en torno a la Virgen de Fátima, que este domingo recorrió las calles de su barrio. La hermandad homónima realizó la salida procesional de su titular desde la parroquia de igual nombre, a cuyas puertas se congregaban numerosos vecinos en torno a las siete. Ésa era la hora a la que debía comenzar la corporación su itinerario en la zona próxima al templo. El inicio fue puntual, tanto que minutos antes la cruz de guía ya lo anunciaba. Aguardaba así la llegada de la Banda de Cornetas y Tambores de la Coronación de Espinas. Con sus sones empezó a caminar la imagen bajo la atenta mirada de quienes en la calle Arcos de la Frontera se daban cita.

El sencillo cortejo que precedía a la Virgen de Fátima lo conformaban hermanos, niños y niñas de Primera Comunión, mantillas blancas, jóvenes con traje de flamenca y representantes de otras cofradías que quisieron ser partícipes de la procesión. Una salida que permite observar de cerca la devoción del barrio hacia la imagen, que marchó en su pequeño paso de parihuela. Una vez se adentró un poco más en Arcos de la Frontera comenzaron los ‘vivas’ para la Virgen, que continuó su recorrido por unas calles en las que cada vez se hacía más numerosa la presencia de vecinos y cofrades. El itinerario por la zona próxima al templo cerró una jornada que abrió la hermandad a las doce de la mañana con la celebración de su Función Principal, con la que concluyó los actos cultuales en honor a su titular que se desarrollaron los días anteriores.

Etiquetas
Publicado el
11 de mayo de 2015 - 04:21 h
stats