Mayor Duke

Me he enterado esta semana de que un ser de mirada noble, rostro sereno y actitudes sensatas ha sido elegido alcalde (mayor) de un pueblecito en Minnesota, USA.

La suya ha sido la lista más votada, por lo tanto justa y, al parecer, legítima su elección.

Así, las cosas democráticas en la Democracia más grande y veterana de las democracias del mundo libre, han hecho posible que Duke, un perro de raza pastor pirenaico con siete años de edad -el mejor tramo vital canino para el ejercicio de grandes y responsables empresas-, sea el alcalde de Cormorant, una pequeña localidad al norte del estado fronteriza a Canadá, ya saben: esa otra gran democracia en la que unos hablan francés, otros inglés, todos juegan al hockey sobre hielo, en su bandera se dibuja una hoja de arce y cuya reina es la de Inglaterra (la geopolítica es cosa fascinante).

Los habitantes del poblado -a los que llamaremos cormorants- están encantados con su flamante burgomaestre. Dicen, incluso, que con su elección habrá más respeto en las calles y el tráfico y la movilidad peatonal será más armónica. Su mandato será de un año y su sueldo estará patrocinado hasta entonces por un supermercado local que le suministrará las galletitas suficientes para el buen desempeño de su cargo.

Nunca he estado allí; pero gracias a la red de redes sé que Cormorant apenas tiene mil habitantes y que suelen reunirse en los locales de su Public Library para tomar café y jugar al bridge, se juntan en Navidad para tomar café y celebran con gran jolgorio el 4 de Julio disputando divertidas y reñidas partidas de bridge. Y toman café.

Ah... qué sencilla y feliz comunidad!

Con razón dicen en mi entorno cercano que yo no tengo ni pajolera idea de política; sin embargo me siento sobreinformado de mensajes y no cejo en preguntarme las cosas con sincero afán de conocimiento. Por ejemplo ¿a qué le llaman "reforma electoral"? ¿qué es eso de que el alcalde sea elegido según la lista más votada? ¿por qué ahora why now? ¿qué es la "lista"? ¿quiénes son los tontos, si los hay -que siempre hay-?...

Tal vez sea un intento de "cormorantización" de nuestros ayuntamientos, yo qué sé.

Mientras tecleo esto, mi gato -se llama Mortimer- me mira. Y lo hace con esa carita de leal oposición que sabe que conozco.

Etiquetas
Publicado el
14 de septiembre de 2014 - 03:03 h