Hoja de sala

Dicen que el título provisional o primitivo de este artefacto audiovisual era "La muerte de un vividor".

No estaba mal la cosa: es un oxímoron. A pesar de que podemos matar o matarnos, los neurólogos nos dicen que los seres humanos estamos diseñados para no morir.

Morirse no es fácil. Es trabajoso.

Hay gente que cree en las palabras de un obispo y otros que se fían en las que le dice su médico.

Aunque muchas veces fracasemos en el intento, morimos o seguimos viviendo. Y todo, de alguna manera, sigue funcionando.

Sigue funcionando fuera de campo.

Porque los presentes no están completos sin las ausencias.

Porque la película de nuestras vidas está contada fuera de campo.

Todo continua.

Hay cosas que pasan al otro lado.

Como que haya flores que en vez de atraer, espantan.

Los Espantan es un buen nombre para un grupo.

Yo compraría todos sus discos.

Alguien se lleva a casa la hoja de sala y eso es la verdad.

Etiquetas
Publicado el
19 de noviembre de 2017 - 02:31 h