El Carnaval y la taxidermia

Alguien tenía que decirlo -si no se ha hecho ya-: El Carnaval en Córdoba

es una cutrez y una chorrada. No tiene carácter propio ni singularidad alguna. Excepto, eso sí, para la reducida murga de amiguetes que dicen organizarlo, pedir las pertinentes subvenciones, alardear de sus propias ocurrencias, darse golpes de pecho por no sé qué esencias que se pierden y sospechar siempre que hay "tongo" en el concurso del Gran Teatro.

No digo yo que hace tiempo no tuviera su cosa. Me refiero a que en años del "sentimiento dormido", de forma prácticamente clandestina, en las calles, patios y casas de algunos barrios de la ciudad, el tiempo de las Carnestolendas se convertía en una suerte de "válvula" por donde escapaba parte de las esencias de un puchero secreto de opciones políticas, sexuales o sociales. Ese Carnaval verdaderamente popular funcionaba porque sólo tenía la regla de saltarse en secreto las reglas durante unos días, y el juego consistía en jugársela un poco antes del rigor de la Cuaresma.

Y es que podemos inventar la pólvora o el Ipad, pero reflotar una tradición -que casi no lo es- nunca funciona.

Pero no pasa nada. No podemos tenerlo todo aquí en la puerta de casa. Pensemos de manera universal y aprovechemos que si nos gusta un Carnaval de horterada atlántica insular llena de plumas lo podemos ver en la televisión pública nacional -sin publicidad-. Si queremos "guasa jartible" gaditana para eso financiamos Canal Sur -con publicidad-. Y si preferimos la sensual descarga de sudor carioca, ya vendrá otra vez Carlinhos Brown a ofrecernos adrenalina, tambores y monsergas en otro concierto (o como se llame eso que hace).

Como aquello de que "el vídeo mató a la estrella de la radio", aquí Doña Cuaresma se ha cargado a Don Carnal. Y lo ha hecho con elegancia y

dosis de paciencia, ganándoselo para su causa; porque ¿quién no nos dice que el que participa en la cabalgata de Carnaval días después no estará bajo un paso de palio o vistiendo el "tipo" de nazareno?.

Etiquetas
Publicado el
23 de febrero de 2014 - 14:50 h