Los que vienen por detrás

La sección de cantera del Córdoba CF protagoniza un curso interesante, con buen tono general y alguna decepción

Ser el primer club de la provincia y haberlo sido siempre comporta una responsabilidad especial. Para quienes visten la camiseta blanquiverde, sea en la categoría que sea, existe una ración extra de orgullo y también un plus de presión. El Córdoba es el favorito, el enemigo a batir, el adversario al que todos quieren vencer y ante el que, a la vez, pretenden lucirse. Aún con varios campeonatos en marcha, especialmente en las fases andaluzas, el curso toca a su fin y el balance general en las principales categorías es notable. A pesar del cúmulo de inconvenientes, la campaña se ha salvado con algo más que dignidad y, en algunos casos, con la etiqueta de éxito. Ha habido vaivenes en la dirección -el coordinador de cantera, José Antonio Romero, fue "ascendido" para liderar la salvación del filial de Segunda B y se realizó un curioso intercambio de funciones con Pepe Puche que no cuajó- y continúan los problemas de instalaciones. La 13-14 ha sido particularmente dura en este aspecto. El filial de Segunda B se ha mudado al Municipal del Carpio y para el resto de representantes de la cantera hubo éxodo a Alcolea, Villarrubia... La incomodidad de desplazamientos para partidos y entrenamientos exigió paciencia en el entorno familiar de los chicos, básico a la hora de mantener una estructura de base. Ser del Córdoba comporta sacrificios. Esa frase ha sonado de un modo muy peculiar en los oídos de toda la comunidad de cantera blanquiverde, que sigue soñando con aquellas promesas de ciudad deportiva. Si el equipo sube a Primera...

Seguramente el punto negro de la temporada ha estado en la Liga Nacional Juvenil. No porque el equipo lo haya hecho mal. En absoluto. La formación de Salvador Hermán ha protagonizado un buen campeonato y muchos de sus jugadores han promocionado para debutar en Segunda B. Sin embargo, el desafío de lograr el retorno a División de Honor se quedó en el aire. Lo logró finalmente el Séneca, con lo que la provincia vuelve a contar con un equipo en la élite de la categoría. Los rojinegros terminaron rentabilizando al máximo sus resultados victoriosos en los dos derbis locales (0-1 y 3-1) para terminar acompañando al Atlético Sanluqueño, que fue campeón. El Córdoba se quedó a dos puntos del Séneca, a las puertas de subir. Sólo un triunfo en alguno de esos duelos le hubiera supuesto ascender dos veces. Su equipo de Preferente Juvenil hizo un año espectacular para terminar como campeón, pero no puede dar el salto por tener equipo ya en Liga Nacional. Tuvo que dejar su sitio a otro histórico, el Figueroa.

En las categorías nobles, la Primera Andaluza de cadetes y de infantiles, el Córdoba estuvo en una buena línea. Los cadetes fueron cuartos, el mejor de la provincia, y sólo fueron superados en la tabla por Betis, Balón de Cádiz y Sevilla. En infantiles quedaron quintos, detrás de Sevilla, Betis, Séneca y Cádiz. En las ligas provinciales, los representantes del Córdoba encuadrados en las máximas categorías despacharon una actuación poderosa. O ganaron el título o lo pelearon hasta el final. En Primera Provincial Cadete, el Córdoba fue subcampeón por detrás del Don Bosco; en Primera Infantil, el Atlético Cordobés conquistó el campeonato; en Primera Alevín, doblete: primero el Córdoba CF y segundo el Atlético Cordboés; en Primera Benjamín, subcampeón detrás del Séneca CF. Por detrás llegan las nuevas hornadas de los cinco equipos que entre benjamines y prebenjamines surgen de la Escuela del CCF y compiten con el nombre de CD Sur Fundación.

Etiquetas
Publicado el
21 de mayo de 2014 - 16:15 h
stats