El Córdoba juvenil va muy en serio

El club da las riendas a un experto, Rafael Carrillo 'Falete', para conseguir el objetivo de regresar a la División de Honor

Se lo ha tomado muy en serio. Al Córdoba sólo le falta una pieza para componer una estructura deportiva casi perfecta, similar a la de los grandes clubes del país: un equipo en Primera División, un filial como mínimo en Segunda B y un juvenil en la División de Honor. Necesita cubrir este último capítulo y se ha enfrascado en la tarea de un modo que roza lo obsesivo. El juvenil A blanquiverde, que esta temporada volverá a militar por segunda consecutiva en la Liga Nacional, necesita dar el salto. Para ello ha apostado fuerte en el banquillo con la contratación de Rafael Carrillo 'Falete', un experto en fútbol formativo que atesora una hoja de servicios excelente en Tercera y en Segunda B. Conoce la casa -ya formó parte de ella hace algo más de un decenio, llevando las riendas del filial- y recogerá los frutos de una buena hornada de talentos del Córdoba, procedentes de los escalafones inferiores.

La llegada de Falete supone un mensaje claro sobre la aspiración de la entidad. El entrenador cordobés, de 46 años, estuvo en puestos de secretaría técnica en el Cartagena y el propio Córdoba después de su retirada como futbolista. En la provincia ha hecho historia. En la temporada 2004-05 logró ascender a Segunda B al Villanueva, un club muy modesto, en lo que fue una gesta impensable. Tras pasar por el Guadalajara fichó por el Lucena, también de Segunda B, donde ha cubierto una etapa de éxitos: no sólo ha asentado deportivamente al club, sino que disputó dos fases de ascenso a Segunda División. Tras el cambio de propiedad en la entidad aracelitana, Carrillo ha emprendido una nueva etapa.

Falete suple en el puesto a Salvador Hermán, que en la pasada campaña se quedó muy cerca de la meta. Al final, la División de Honor fue para el Sanluqueño y el Séneca CF, el otro equipo cordobés con el que descendió de la mano el Córdoba al final de la campaña 12-13. Esta vez se pretende que el desafío no se quede incompleto. El Córdoba volverá a militar en la Liga Nacional junto a un vecino, el Figueroa, que logró la plaza porque el juvenil B blanquiverde, que fue campeón de la Preferente, no pudo subir por no coincidir con los "mayores".

Durante la pretemporada, el juvenil blanquiverde ha dejado muestras de su calidad en distintos frentes. Ha tenido pruebas ante formaciones de superior nivel y edad, como el Córdoba B de Segunda B (4-1), y también ha intervenido en torneos de su categoría, como el que disputó en el campo de la barriada de Fátima con el Apademar, el Alcázar y el Séneca de División de Honor. Los de Falete se proclamaron campeones tras vencer al anfitrión Apademar (0-2) y a los rojinegros senequistas por 1-0. El campeonato de Liga Nacional arrancará el 7 de septiembre y ahí la trascendencia será palpable en cada jornada. El reto está lanzado y Rafael Carrillo tiene la vara de mando.

Etiquetas
Publicado el
29 de agosto de 2014 - 19:56 h
stats