El obispo bendice los alojamientos sociales de Vimpyca en Isabel II

El obispo, junto al alcalde.

La Fundación Vimpyca ha empleado 1,2 millones de euros en la promoción y construcción de 18 alojamientos protegidos sobre un antiguo edificio, cedido mediante un derecho de superficie, propiedad de la parroquia de San Pedro, sobre el que se ha desarrollado un programa de rehabilitación con más de 1.700 metros cuadrados. Se trata de unos alojamientos protegidos para personas en riesgo de exclusión social, para los que Cáritas Diocesana de Córdoba prestará apoyo social. 

Este servicio cubrirá las necesidades de 18 familias que por sus condiciones económicas puedan quedar excluidas del actual mercado de la vivienda o alquiler y necesiten habitar transitoriamente en estos alojamientos, a un coste muy económico, hasta superar sus dificultades. Cáritas Diocesana de Córdoba tiene previsto realizar programas de inserción, cohesión y acompañamiento social de las unidades de convivencia que vayan a ser las beneficiarias hasta conseguir su integración en la sociedad, según ha informado el obispado a través de una nota de prensa.

El edificio tuvo uso municipal como residencia de mayores entre los años 1992 a 2008, año desde el cual el edificio permanecía cerrado y en desuso. El presidente de Vimpyca, Fernando Cruz-Conde ha detallado que con esta actuación se conmemora también 100 años en los que la Iglesia no ha dejado de construir viviendas en la ciudad de Córdoba. “La Fundación Vimpyca es una entidad benéfica de construcción y su único fin es la ejecución de viviendas de protección oficial, porque el derecho a la vivienda es un derecho fundamental, en él se deriva el derecho a la vida, un derecho que hoy recoge nuestra Constitución y que también para la Iglesia es importante, especialmente dar alojamientos donde las familias puedan construir su hogar”, ha afirmado.

Cruz Conde ha indicado además que con este “pequeño gesto se conmemoran los cincuenta años de la Fundación Vimpyca” y lo hace con algo que nunca antes había hecho, construir viviendas para personas en riesgo de exclusión. Asimismo, ha resaltado que la colaboración público-privada es la única forma de poder seguir construyendo alojamientos para aquellas personas que estén en riesgo de exclusión y ha agradecido a la Fundación La Caixa la subvención que les dio para amueblar las viviendas y la Fundación Cajasur la financiación de la persona que va a estar como asistente social en el recinto, “porque la intención es que las personas que estén aquí estén el menor tiempo posible, pues eso significará que se verán promocionados y que tienen más fortuna para aspirar a viviendas cada vez mejor”.

El proyecto se acoge a un modelo de protección máxima en la construcción de vivienda social. Cuenta con dos unidades de tres dormitorios de 3 dormitorios, 6 de 2 y 10 de 1, su superficie está comprendida entre los 30 m2 los de 1 hasta 70 m2 los de 3 y cuentan con un salón-comedor con la cocina integrada, dormitorios y baño. Las zonas comunes comprenden más del 15% de la superficie total conteniendo sala de TV, sala de convivencia sala infantil, lavandería y otros. El edificio consta de dos plantas y sótano donde se integran los apartamentos, zonas comunes y patios tanto de uso común como de uso privativo.

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, ha reiterado su gratitud a los que han hecho posible esta realidad, que demuestra que la iglesia “sigue haciendo el bien y que hace cien años se empezó a hacer estas obras sociales que no han parado hasta hoy”. “Nos alegra saber que muchas personas podrán tener una vivienda que ahora no la tienen”, ha asegurado.

Etiquetas
stats