Una orquesta que cabe dentro de una guitarra

.

Dentro de la guitarra de Marcin Dylla cabe toda una orquesta. El músico polaco lo demostró este jueves en el Teatro Góngora, durante la primera gran actuación de guitarra clásica del festival señero de Córdoba. 19 premios consecutivos a mejor guitarrista durante dos décadas en Estados Unidos y Europa le acompañan. Si el Festival de la Guitarra fuera un concurso probablemente el polaco se llevaría el premio. Por soberbio, virtuoso y porque dentro de su guitarra cabía toda la orquesta de una ciudad.

Dylla arrancó su recital con una composición de Mauro Giulani (1781-1829), Sonata Op. 15. La obra, compuesta en Viena en 1812, es una sonata con elementos brillantes e innovadores, llena de matices y contrastes, y considerada como fundamental para el siglo XIX.

El guitarrista polaco ha seguido la senda de Andrés Segovia, un andaluz de linares que según Natalia Russo es el hilo conductor de Marcin Dylla en su repertorio. De los años cuarenta era la segunda obra interpretada, creada por Heitor Villa-Lobos y llamada Los cinco preludios para guitarra.

De esta fusión brasileña el guitarrista pasó a homenajear a Joaquín Turina, con su garrotín y sus soleares. Según Russo, el último homenaje a Soria del guitarrista polaco fue la elección de las Folias de España del compositor mexicano Manuel María Ponce. El recital concluyó como Nocturnal Op. 70, de Benjamin Britten.

Etiquetas
Publicado el
6 de julio de 2018 - 09:27 h