¿Qué le dicen las encuestas a los sociólogos? Ojo con la participación

.

A pocas horas de la jornada de reflexión, dos de los mejores expertos en encuestas electorales que viven y trabajan en la provincia de Córdoba, Sara Pasadas del Amo y Manuel Trujillo Carmona, del IESA, se la han jugado contando qué está pasando con la intención de voto, también para la provincia de Córdoba. En una cita del proyecto Café con Ciencia, a su vez dentro de la Semana de la Ciencia, y en colaboración con la Fundación Descubre, estos dos sociólogos se han atrevido a hacer un análisis de qué es lo que puede pasar este domingo en las elecciones generales. Y han dejado un titular: ojo con la participación.

“El estado de la cuestión” de cara al 10 de noviembre tiene mucho que ver con la participación prevista para el domingo. Tanto Trujillo como Pasadas coinciden en algo: si baja, subirá la derecha. Si se mantiene, se mantendrá el apoyo a la izquierda. Trujillo lo tiene claro: no solo la izquierda es abstencionista sino también los que viven en los barrios menos favorecidos, más tendentes a la desmovilización.

“Vemos clave el tema de la participación”, señaló Pasadas, que agregó que del análisis de las encuestas se observan “síntomas” de que “va a haber una participación bastante baja”. “Si baja por debajo del 70% gana la derecha”, señala.

Pero, ¿qué síntomas? Sara Pasadas detalla que en 2016, cuando en España se repitieron unas elecciones generales por primera vez, “ya bajó mucho la participación, con un récord, a la baja, del 66,5%”. “Ahora tenemos bastante probabilidad de tener unos niveles de participación similares”. La respuesta está en la encuesta “preelectoral del CIS”, en la que “poco más del 67% de los encuestados dicen que va a votar”. En la encuesta preelectoral del año 2016 era un 71% los que decían que sí que iban a ir a votar.

Pero hay más motivo: “el voto por correo ha bajado cerca de un 35%”, señala Sara Pasadas, que añade que el descenso es más notable en el País Vasco y en la Comunidad Valenciana, con un descenso del 60%, mientras que destaca el lugar de España donde la demanda de voto por correo ha crecido un 50%: Melilla.

Manuel Trujillo asegura que la participación es clave y también la gran enemiga de las encuestas. “El nivel de abstención es lo más difícil de ver en las encuestas”, destaca. “Responde gente que ya ha decidido participar”, añade. “Podríamos encontrarnos con una sorpresa el próximo domingo”, pronostica.

Estos dos sociólogos añaden que las encuestas retratan un momento concreto, y que oscilan. No obstante, por la Ley Electoral en España no se pueden publicar durante la última semana de campaña, donde también hay gente que decide cambiar su voto. Y hay varios factores que hacen aún más difícil un pronóstico acertado con variables que se van a producir en estos días. Por un lado están las previsibles movilizaciones en Cataluña. Por otro, el previsible ascenso de Vox que ya apuntan todas las encuestas “puede hacer que se movilice un sector de la izquierda que se iba a abstener”. Es decir, todo está abierto aún. O, sin embargo, “podría pasar algo parecido a lo que ocurrió en las andaluzas del 2 de diciembre”, que hizo que una gran abstención de la izquierda facilitase la suma de las derechas para gobernar.

Entonces, destacan, no es que las encuestas se equivocaran. “Ya antes de la campaña se veían las tendencias en la bajada del voto del PSOE y en la irrupción de Vox. Se equivocaron en la magnitud”, explica Trujillo. “En la última semana el PSOE cayó cuatro puntos y Vox subió en los cinco días que no se pueden publicar las encuestas. No es que no lo vieran, es que no nos enteramos”, sentenció.

Etiquetas
stats