Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

0

Etiquetas

Ya lo dijo David Amaya Awito hace unos años: “Esta ciudad se merece un coro”. Así se pronunció en Cordópolis el gaditano de corazón cordobés cuando, junto con Ángel Nevado, recuperó dicha modalidad para el Concurso de Agrupaciones Carnavalescas. Fue en 2016, cuando ambos presentaron ‘La gran fiesta’. Aquella propuesta supuso la vuelta de este tipo de formación al certamen tras cinco años. Él lo había retomado con anterioridad después de un cuarto de siglo. El caso es que el coro regresa a las tablas del Gran Teatro de la mano del pregonero de 2023, José Carrillo. Pepín, vaya.

Este sábado pisa el escenario el ‘Coro Carnaval’, que toma el relevo de la agrupación de Marchena que en 2019 llegó con ‘Como en el cine’. Junto con José Caba y, en los tangos, José Ruiz, firma su repertorio uno de los nombres ilustres de la fiesta en Córdoba. Y supone su estreno en la modalidad. “Jamás pensaría ni salir y mucho menos sacar uno, pero, después de esta experiencia, es algo muy gratificante”, admite Pepín Carrillo sobre esta aventura. “Somos muchas personas dentro de un cuarto, con nuestras penas, nuestras alegrías y nuestro día a día y te hace sentir y ver la vida de otra manera”, añade.

Porque a veces, la felicidad está en las pequeñas cosas, que escribió y cantó Joan Manuel Serrat. Eso sí, el reto no es una de ésas. Menos si cabe cuando se interviene en el certamen con otros dos grupos en autoría. ¿Cómo surgió este proyecto? “Tras realizar el Pregón me lanzaron un reto y lo acepté. Se puso en redes sociales y fue una avalancha de gente que estaba dispuesta”, expone Pepín Carrillo. “No podía dar marcha atrás y lo que empezó siendo una banda de desconocidos, después de diez meses de ensayos y convivencia, se ha convertido en un grupo humano y artístico maravilloso”, prosigue con absoluta honestidad.

Un canto de esperanza

Sin minusvalorar las otras modalidades, quizá un coro sea lo más complejo dentro del Carnaval. Un hecho que confirma el autor de ‘Coro Carnaval’. “Este reto ha acaparado todo mi tiempo. Además escribí el repertorio de mi hijo Álex y alguna música de cuplé para otras agrupaciones”, confiesa. Hace referencia a la comparsa ‘El mensajero’ y a la chirigota ‘Este año, por pelotas’, respectivamente. “Desde abril, es mucho trabajo y mucho sacrificio, pero cuando mostremos lo conseguido nos miraremos entre nosotros y nosotras y entre lágrimas de alegría nos diremos: mereció la pena”, resalta.

El ‘Coro Carnaval’, por cierto, cuenta con la dirección de Francisco Mayorgas. Por no olvidar a nadie entre sus responsables. De vuelta a su experiencia, Pepín Carrillo aún no se atreve a asegurar que la modalidad es quizá la más festiva. “Por lo visto y vivido hasta ahora, sí puede ser así. Aunque yo no puedo quejarme de mis otras vivencias y mis grupos anteriores”, apunta. “Siempre he intentado dar calidad, sin olvidar que para nosotros el Carnaval no es un hobby y hay que trabajar”, agrega sin obviar que lo importante es que “hay que pasárselo bien”. 

Acerca de su primer coro, Pepín Carrillo comenta que la intención es ofrecer “un soplo de esperanza, de vivir la vida según toca”. “Hemos pretendido mandar el mensaje de optimismo que a veces necesitamos. Siempre hay alguien peor que uno”, continúa en referencia a la propuesta. “Es alegría, música, baile, risa. Luego, cuando termine el Carnaval, volverá la dura realidad, pero mientras estemos juntos y cantando, todo se vivirá de otra manera”, finaliza el autor la exposición. Y hasta aquí se puede leer, que diría Mayra Gómez Kemp en ‘Un, dos, tres’. 

La provincia, parte esencial

Por otro lado, el coro es una modalidad de escasa participación en Córdoba. Quizá por eso cada vez que uno interviene en el Concurso de Agrupaciones Carnavalescas es bien recibido. En 2009, por ejemplo, Awito lo recuperó después de 25 años. Esta vez, la distancia temporal es menor, pero la hubo. “Es cierto que hay poca presencia de coros en nuestra fiesta. Creo que el mal endémico en las agrupaciones, nuestro talón de Aquiles, es la escasez de instrumentos y músicos comprometidos”, opina sobre tal circunstancia Pepín Carrillo.

Respecto de ese hecho, el autor de ‘Coro Carnaval’ incide en que “un coro necesita una orquesta de bandurrias, laudes y guitarras”, por lo que “es mucho más difícil salir”. “Nosotros hemos tenido la inmensa fortuna de haberlos encontrado en la provincia”, indica en relación a los músicos de su agrupación. Pepín Carrillo aprovecha, en este sentido, para destacar que sus instrumentistas “son de Adamuz, Pedro Abad, Montoro, Espiel y Almodóvar del Río y son perfeccionistas y comprometidos con el grupo”. “Gracias a ellos podemos decir habemus coro”, termina.

Etiquetas
stats