Uli Dávila, un fino guerrero mexicano para el Córdoba

.
El futbolista cedido por el Chelsea mostró en su presentación un elevado grado de exigencia y aseguró que "vengo a matarme aquí con el equipo, a buscar un lugar y tratar de aportar lo que sé"

Su llegada se ha hecho de rogar, quizá por eso su presentación ha levantado tanta expectación entre aficionados y los medios. Quizá también porque pasa por ser una de las figuras emergentes del fútbol mexicano, o porque recala en el Córdoba procedente del Chelsea. Además, está llamado a ser una de esas piezas importantes en el equipo de Pablo Villa, uno de los futbolistas de los que más espera. Su incorporación se considera como un salto de calidad para el conjunto blanquiverde. Uli Dávila, a sus 22 años, fue recibido con las mismas ganas con que pareció aterrizar él en la entidad califal.

Porque si algo quedó claro en la primera presencia pública del mexicano en Córdoba, en una tienda oficial que estuvo abarrotada, es que viene con el objetivo de alcanzar las más altas cotas. "Primero vengo a matarme aquí con el equipo, a buscar un lugar y tratar de aportar lo que sé, toda la calidad que sé jugar atrás del punta, que es donde mejor me sé desarrollar, y tratar de hacerlo de la mejor manera", expresó un Uli en todo momento sonriente. Fue una auténtica declaración de intenciones de un guerrero, que lo es pero limpio y pertrechado de habilidad, en un día en que la palabra ascenso se volvió a escuchar en diversas ocasiones.

Demostró tener las ideas claras y la misma ambición que exhibió Pacheco un día antes en el mismo lugar. "Vengo a dar todo en la cancha y tratar de llevar al Córdoba a Primera, que es la meta, yo creo, de todo el equipo", aseguró antes de valorar la línea de vanguardia del conjunto blanquiverde. "Veo mucha calidad ahí delante y eso me motiva para pelear por un puesto, para estar cada vez mejor y, obviamente, habrá una competencia interna muy buena", expuso en este sentido. El mexicano comentó que se encuentra bien físicamente, aunque confesó que quizá tiene "un poquito de falta de juego, jugué sólo cuatro partidos, de amistosos, y creo que me falta un poco de fútbol".

Sea como fuere, viene dispuesto a dar el todo por el todo en una categoría que conoce tras su paso por el Sabadell la pasada campaña, en la que no jugó en su puesto. Esto, lejos de tener un punto negativo, resulta bueno para el atacante, ya que "también aprendí cosas buenas y creo que vengo más maduro futbolísticamente al Córdoba, y eso también me va a ayudar mucho para estar aquí". En cuanto a su nuevo equipo, Uli señaló que "es un equipo serio y también por eso tengo el placer de poder estar con un equipo grande". "La verdad que como ciudad y como gente me han recibido muy bien", comentó antes de aseverar que "como institución (el Córdoba) me inspiró mucho la seriedad, la forma que quieren hacer de trabajar y, sobretodo, queremos pelear por algo importante, que estar ahí arriba y tratar de ascender al equipo".

Con el ascenso en mente, el atacante también declaró que esta temporada en el Córdoba puede ser importante, y así se lo toma, de cara a sus posibilidades de ser convocado con la selección de su país, con la que ya jugó un Mundial en categoría sub 20 en 2011. No obstante, incidió en que todo pasa por ayudar al Córdoba en sus objetivos y de ahí tomar impulso hacia el combinado mexicano. "Lo veo de esa manera, primero por estar aquí en Córdoba, por hacer las cosas bien y tratar de ayudar al equipo en lo más que pueda y, obviamente, el equipo me ayudará a mí para también dar ese salto que necesito", arguyó en este sentido un futbolista que llega con hambre de triunfos.

Etiquetas
Publicado el
3 de septiembre de 2013 - 17:27 h