Otro triunfo de prestigio del CBM

Un lance del duelo entre el Cajasur CBM y el Alcobendas | ÁLEX GALLEGOS

Muy dispar resulta el fin de semana para los equipos cordobeses. La séptima jornada de División de Honor Plata depara un triunfo, que además es de los denominados de prestigio, y una derrota. El primero de los resultados, el positivo, es el que lograra de nuevo en Fátima el Cajasur Córdoba de Balonmano (CBM). El conjunto granate vence al Alcobendas, que llegara a la ciudad como segundo clasificado, y suma dos puntos que le permiten marcar cierta distancia con el descenso. Lo hace sólo dos semanas después de superar al Barça B. Mientras, el tropiezo es el que sufre una vez más un ARS Palma del Río que, tras caer ante el Sarrià en esta ocasión, sigue sin puntuar.

Los aficionados del Cajasur CBM vivieron otra noche mágica este sábado. El conjunto granate dejó lo mejor para el final y derrotó al Alcobendas (31-28) tras una remontada memorable. Los de Jesús Escribano se marcharon al descanso un gol por debajo en el marcador y perdían 17-21 a falta de 20 minutos, pero entonces supieron reaccionar apoyados en su amor propio y en una grada que volvió a jugar un papel determinante.

El choque en Fátima tuvo dos períodos muy distintos. El primero transcurrió igualado y ordenado, el segundo fue anárquico y loco, con las emociones a flor de piel. De salida ambos equipos se dedicaron a estudiarse, con un ritmo de juego lento e intercambio de tantos. Ni el Cajasur ni el Alcobendas conseguían imponer su mando sobre el rival, aunque las primeras ventajas fueron madrileñas hasta que el cuadro granate se puso por primera vez por delante (8-7) en el minuto 16.

Todo siguió bastante equilibrado hasta el descanso, con De la Rubia con la iniciativa goleadora en el bando visitante y un mayor reparto en las filas cordobesas. El partido apuntaba a empate al tiempo de receso pero un tanto de Alberto Díaz de golpe franco con el tiempo cumplido dio renta mínima a los madrileños (14-15). Se auguraba una gran batalla para la segunda mitad.

Y la hubo, porque la reanudación lo tuvo todo. Alternativas en el marcador, tensión, un público entregado y grandes dosis de casta. La segunda parte no empezó bien para los de Jesús Escribano pues el Alcobendas salió más intenso y pronto abrió distancias. Con 16-19 el técnico cordobés pidió tiempo muerto, pero la cosa no mejoró y entre Catalina y Gonzalo Velasco se las apañaron para dar la máxima ventaja a su equipo, con un 17-21 que encendía todas las alarmas en las filas granates.

Pero todo cambió en poco tiempo, porque el Cajasur no quiso caerse al abismo y con las acciones de Nazario, tres latigazos de Domingo, una fortísima defensa y Ramón Fuentes muy enchufado endosaron un 5-0 de parcial. La dinámica sirvió para poner al CBM de nuevo por delante. Los granates ya no se bajaron de la ola buena.

El Alcobendas lo intentó con acciones rápidas en ataque y con apertura de su defensa, pero el conjunto cordobés estaba de dulce liderado por el puertorriqueño en ataque, Ramón atrás y un público completamente entregado en la grada. Además, en los últimos compases apareció la veteranía de los Hidalgo, Padilla, Requena o Filipe para asegurar que esta vez no volarían dos puntos de oro.

Diferente fue la situación para el ARS Palma del Río, que acumuló su séptima derrota consecutiva y por ahora sigue sin añadir puntos a su casillero. Cierto es que esta vez cayó ante un Sarrià (33-27) que es una de las revelaciones de la temporada. Aunque estuvo por debajo en el marcador el conjunto palmeño supo controlar las diferencias y éstas no pasaron del gol al inicio. Pero con el paso de los minutos el cuadro catalán comenzó a mostrarse superior y abrir brecha. Fue así cómo se alcanzó el 8-4 al cuarto de hora de juego. Pese al esfuerzo del equipo de Víctor Montesinos el dominio local se hizo cada vez mayor para llegar al descanso con una distancia de siete tantos (18-11).

La segunda parte arrancó con un nuevo incremento de la ventaja por parte del equipo catalán (22-13), lo que llevó al técnico del ARS a pedir tiempo muerto. Las pérdidas dañaron después al conjunto de Palma del Río, que elevó la renta del Sarrià a nada más y nada menos que 11 goles (24-13). El resultado era casi definitivo. Aun así, los cordobeses trataron de generar jugadas rápidas para aprovechar en ataque y recortar, lo que hicieron gracias a un parcial de 2-7. Sin embargo, la reacción fue insuficiente al final de la contienda, a la que se llegó con un claro 33-27 en el electrónico.

Etiquetas
stats