Menos tiempo pero con “la máxima exigencia”

.

Cada vez queda menos. Los deportes en equipo ya están con la miel en los labios en busca de una vuelta muy esperada para todos los hinchas. De hecho, el balonmano español ya ha retornado a la competición y los próximos serán, presumiblemente, el fútbol y el fútbol sala. En el apartado del balompié, el Córdoba, si todo sale bien en cuanto a su inscripción se refiere, comenzará la competición el próximo 18 de octubre. Asimismo, la propuesta de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) sobre una campaña más corta debido a la inexistencia de fechas, ha hecho que el calendario se apriete mucho más y la posibilidad de fallar se reduce a números inexistentes. Esto conlleva que la intensidad de los equipos debe ser máxima en todos los encuentros que disputen. Por ello, el jugador blanquiverde, Xavi Molina, afirma que “hay plantilla para ir a full en cada partido y si sale el compañero del banquillo lo dará todo porque también sabe hacerlo”.

Y es que las lesiones habían mermado el inicio de la pretemporada a Molina. El catalán había estado apartado de la dinámica habitual del grupo debido a un edema óseo en su tobillo derecho. Una vez que ha superado dicho problema, el tarraconense se ha incorporado a las sesiones grupales dirigidas por el técnico Juan Sabas. “He tenido la mala suerte de no estar durante un tiempo y desde que hemos llegado aquí veo al equipo muy bien integrado y conjuntado”, apunta un central que sabe la suerte que tiene la plantilla de poder ejercitarse en Montecastillo. “Es un lujazo poder entrenar aquí y tenemos que ponernos a tono lo antes posible para iniciar la liga como queremos”, por lo que “estoy muy contento de estar actualmente aquí”, subraya Molina.

La llegada del Covid-19 ha hecho que los deportes en grupo sean muy difíciles de practicar. Por ello y hasta que no exista un protocolo sanitario que salvaguarde la salud de los deportistas, la competición en Segunda B y Tercera División no comenzará. Esto conlleva que el calendario de partidos se reajuste a la realidad actual, es decir, los equipos deberán competir un número inferior de encuentros para poder conseguir el mismo objetivo. Por lo que la posibilidad de fallar es ínfima para los blanquiverdes durante esta campaña. “Espero ir a cada partido como si fuera el último” ya que “hay plantilla para conseguir el objetivo”, asevera Xavi Molina.

Por otro lado, los jóvenes y canteranos le están dando un aire fresco necesario a la plantilla. De hecho, estos carecen de experiencia, pero están pidiendo paso a Juan Sabas con calidad y esfuerzo. “Los jóvenes te marcan la exigencia y el nivel de los entrenamientos. Tienen unas ganas tremendas de agradar”, explica un Xavi Molina que está agradecido al Córdoba por el trato desde su llegada. “El club me ha hecho sentirme siempre importante y esperamos que acabe el año como debe terminar”, apunta. Unas incorporaciones que han llegado con “muchas ganas de conseguir los objetivos”, según subraya el pivote defensivo, pero que lo tendrán que demostrar a partir del 18 de octubre.

Etiquetas
stats