Una tarea pendiente: ganar un derbi andaluz

Aguza, en un lance del duelo con el Almería en el Juegos del Mediterráneo | LOF

Cero de cuatro. Ése es el balance de victorias del Córdoba en duelos regionales en lo que va de temporada. Dicho de otro modo, el conjunto blanquiverde no sabe lo que es ganar en los encuentros con acento andaluz. Estuvo cerca de conseguirlo en su visita al Sevilla Atlético, pero al final, y con el partido de cara, tuvo que conformarse con un empate. Un punto es, por tanto, lo máximo que ha obtenido por el momento ante sus vecinos. Guarismos estos que se añaden a los globales del cuadro califal que le hacen estar en la situación en la que está: es antepenúltimo con 16 puntos y se encuentra a siete de la permanencia. Tras caer en Gijón, ahora toca cumplir de una vez con una tarea pendiente: vencer un derbi autonómico. Aunque no va a resultar nada fácil, pues en esta ocasión el rival es un Cádiz que encadena diez jornadas sin perder y habita en zona de ascenso.

Culminada la primera vuelta, al Córdoba se le presenta un doble desafío. El primero, y principal, es el del triunfo. Tanto a nivel de visitante, con un rol con el que sólo ganó en su primera salida de la campaña -en Albacete, en la segunda jornada (0-3)-, como en términos globales, pues sólo obtuvo cuatro triunfos en el primer tramo del campeonato. Además, dada la situación no queda más que sumar de tres en tres desde ya y a un ritmo vertiginoso. El segundo forma parte más de lo anecdótico, aunque empieza a ser importante para el orgullo. Éste no es otro que superar al fin a un rival andaluz. El Cádiz es el primero que de nuevo se le pone por delante, y precisamente el cuadro amarillo trae un ingrato recuerdo a los blanquiverdes. No en vano, el equipo de Álvaro Cervera se encargó de romper las ilusiones califales en el inicio de la competición.

El Córdoba estrenó la temporada en Segunda A con la vitola de conjunto intratable. Firmó una pretemporada envidiable con un pleno de triunfos y llegó a la Liga con un estado anímico inmejorable. De repente, el Cádiz acabó con todo. Un gol en menos de un minuto comenzó por debilitar al equipo entonces dirigido por Carrión. Los amarillos completaron la faena con 0-2 ante el que poco hacer el cuadro califal. El duelo acabó con un 1-2 que generó una decepción generalizada. Con energías renovadas encaró el conjunto blanquiverde su segundo partido autonómico, aun cuando llegaba al mismo tras ceder por 1-4 ante el Tenerife en partido de Copa. Pero los cordobesistas apenas supieron competir al Granada de José Luis Oltra. Y eso que los nazaríes desconocían el sabor de la victoria. Se impusieron por 3-1 en la sexta jornada del campeonato.

Más complicada aún era la realidad para el Córdoba cuando afrontó su tercer duelo de carácter regional. Tras ceder en Granada, apenas logró sumar cuatro puntos, con un triunfo ante el Alcorcón (3-0) y un empate ante el Numancia (1-1). Con Carrión fuera del banquillo y Juan Merino en él, el conjunto blanquiverde continuó su declive y cayó a la última plaza. Aunque igualado a puntos con un Sevilla Atlético que hasta entonces sólo había ganado un partido. En tierras hispalenses, se adelantó y jugó con uno más durante casi una hora. No fue suficiente. Igualó a uno y la dinámica negativa siguió. El último derbi llegó con otro entrenador, dato que habla de la trayectoria de la escuadra califal en el presente curso. Con Jorge Romero ya al frente y después de un doloroso estreno, al firmar tablas con un Rayo (2-2) al que vencía por 2-0, el equipo fue muy superior al Almería de Lucas Alcaraz. Pero las sensaciones no sirven para vencer, y sí los goles. Los rojiblancos se impusieron por 1-0.

Etiquetas
stats