La ruta de subida del Córdoba B

Amistoso entre el Salerm Puente Genil y el Córdoba | JUAN HUERTAS/CÓRNER CORDOBÉS

Como si de una montaña se tratara, los jugadores del segundo equipo siempre tienen el objetivo de disputar minutos en la primera plantilla y, por qué no, asentarse ahí con una mochila de experiencia que le labrará su futuro. La dirección deportiva del Córdoba CF ha querido conformar para la presente temporada una plantilla llena de futbolistas con grandes posibilidades de realizar apariciones de mérito en la plantilla con el fin de poder tener una cierta continuidad a las órdenes de Juan Sabas. La dirección deportiva, asesorada por la trayectoria de Miguel Valenzuela, así lo ha hecho, pues hasta diez jugadores han gozado de minutos en el primer plantel.

De esa decena de futbolistas que han jugado en pretemporada, tres tienen opciones reales de tener minutos importantes en la primera plantilla. Núñez, que ha llegado este verano procedente del Utrera, solo tendría la competencia de Álex Robles en su posición, el lateral derecho, por lo que cualquier percance que pueda sufrir el canterano sevillista podría aupar al de Gerena a la titularidad, condición que ha demostrado positivamente y con creces en la tanda de amistosos de preparación para el nuevo curso. Al rendimiento notable del lateral diestro se suma la sensación de la pretemporada blanquiverde: Luismi Redondo. El ex del Ciudad de Lucena, que se ha movido por el extremo zurdo, la mediapunta e incluso la doble punta, ha demostrado cualidades de sobra para tener una trayectoria constante en el Córdoba gracias a su desborde, punta de velocidad y regate. Además, Julio Iglesias, que se sumó a la pretemporada del primer equipo tras el amistoso en Torremolinos, también ha brillado incluso en la faceta ofensiva, pues es, hasta el momento, el segundo máximo goleador tras Piovaccari (3). A pesar de que tiene una competencia feroz en la posición, Iglesias puede encontrar su sitio en la plantilla por la diferencia de perfil respecto a sus compañeros.

“El objetivo que tiene Germán (Crespo) es claro: que el primer equipo ascienda. Es el objetivo de toda la entidad. Si un domingo hay que quitarle los tres mejores jugadores al filial para que jueguen en el primer equipo, pues sin problema”. Así de claro se mostró Miguel Valenzuela respecto al “puente aéreo” que se puede construir entre las dos primeras plantillas, donde la formación de futbolistas primará sobre el resto de ámbitos futbolísticos. Moyano y Del Moral, con bastantes minutos en el primer equipo, tendrán aún más competencia que el resto y, si sus compañeros del primer equipo están sanos, será complicada su presencia aunque su rendimiento dicta que podrán tener relevancia para Sabas. Álex Sánchez, Meléndez, Laverge y Luna, por su parte, gozarán de más importancia para el Córdoba B que para la primera plantilla.

Los casos de Fran Gómez e Iván Navarro son los que albergan más similitudes entre sí. “No podemos tener prisas con los jugadores. El año pasado se le hizo un flaco favor a Fran Gómez, ya que se corrió demasiado con él. Este año estará en el filial y, cuando se salga domingo tras domingo y demuestre que está preparado, subirá al primer equipo”, explicó Miguel Valenzuela, caso que se puede aplicar también a Iván Navarro, que ha bajado al filial para tener más continuidad de minutos y, por otro lado, dejar la vacante para la llegada de Alain Oyarzun, un perfil distinto al del ex del Betis. La cantera cordobesista, en cualquier caso, gozará de una relevancia que no ha tenido en los últimos años, pues varios jugadores estarán llamando a la puerta del primer equipo en cuanto haya una bajada de nivel de su competencia en la primera plantilla. El panorama se torna, en ese sentido, más que positivo para el Córdoba B.

Etiquetas
stats