Reyes, un ídolo convertido en amenaza

Reyes, en su último partido con el Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

El héroe ahora quiere ser villano. Quizá no sea éste su deseo personal, pero es lo que le corresponde a nivel profesional. Hoy por hoy viste de azulgrana y es lo que importa. Se llama José Antonio Reyes y en El Arcángel todavía recuerdan con agrado su paso por el Córdoba, al que se enfrenta el domingo (16:00). El jugador utrerano pretende en esta ocasión complicar la existencia del conjunto blanquiverde con el Extremadura, por el que firmara en el mercado de invierno. Lo hace precisamente un año después de que comenzara a firmar actuaciones cada vez más notables con el cuadro califal, en el que consiguiera convertirse en uno de los referentes durante la segunda vuelta de la campaña 2017-18. La histórica permanencia en Segunda A de la anterior temporada tiene precisamente su sello, como el de otros que llegaran para lograrla.

Un ídolo convertido en amenaza, eso es el futbolista sevillano en la actualidad. José Antonio Reyes Calderón (Utrera, 1983) recaló en el Córdoba a finales de enero del pasado año. El suyo fue el fichaje de más relumbrón de Luis Oliver, director general deportivo entonces, tras la compra del club por parte de Jesús León. Si bien su estado físico al principio no era el mejor, el atacante pasó a ser poco a poco pieza clave en el esquema de José Ramón Sandoval. Después de meses de falta de actividad, hubo de perder 14 kilógramos. El exceso de peso no le impidió mostrar sus cualidades sobre el verde y ya en Alcorcón colocó un centro medido para que Aythami culminara una vital remontada. Dos semanas después su actuación fue esencial para que el cuadro califal ganara también en Tarragona.

Si por algo brilló Reyes fue por su visión de juego y su capacidad de ajustar los pases en ataque, pero no fue lo único que hizo. El sevillano demostró un compromiso que se tradujo en más de una cartulina amarilla a sus rivales, e incluso en una expulsión ante el Sevilla Atlético. Lo hizo mediante un juego que provocó no pocas faltas a favor. A la conclusión del campeonato había acumulado un total de 17 encuentros, en los que sólo vio puerta en una ocasión. Fue de penalti ante el Huesca, cuatro jornadas antes del final de curso. La afición soñaba tras la consecución de la permanencia con que el utrerano continuara, pero una multimillonaria oferta procedente de China destrozó las ilusiones. Firmó con el Xinjiang Tianshan Leopard, de la segunda categoría del país asiático. Su aventura allí terminó hace menos de dos meses.

Avanzado el mercado de invierno, Reyes recibió la llamada del Extremadura. Al frente de la dirección deportiva del club pacense estaba y está el equipo de trabajo de Luis Oliver, con López Ramos como cabeza visible. Este hecho facilitó el acuerdo, que no empezó a tener repercusión sobre el campo hasta mediados de febrero. El conjunto azulgrana necesitaba la transferencia internacional para alinear al utrerano, algo que no se produjo hasta antes del choque de los extremeños con el Elche. El partido en el Martínez Valero fue el primero que jugó en su nuevo equipo. Lo hizo como titular, un rol que no perdió en los dos siguientes encuentros de la escuadra del Francisco de la Hera. El domingo se mide a un Córdoba al que ayudara a seguir en Segunda A.

Etiquetas
stats