Las referencias se tambalean

Edu Ramos presiona a un rival en un partido en El Arcángel | MADERO CUBERO

Todas las miradas, o la mayor parte, apuntan hoy por hoy al banquillo. El del técnico es tema primordial para el club, que tiene intención de dejarlo definitivamente zanjado el lunes. Es entonces cuando, muy probablemente, se conozca la decisión en torno a la continuidad o no de José Ramón Sandoval. Del mismo modo, en caso de que el de Humanes abandone El Arcángel, quién va a ser el elegido para tomar las riendas del equipo. Pero ésta no es la única problemática a la que atiende la entidad califal estos días. Otra no menos relevante es la permanencia en la plantilla de no pocos jugadores de la ya pasada campaña, unos de mayor peso que otros. Entre ellos se encuentran tres de los hombres importantes en el conjunto blanquiverde durante la temporada que terminó hace ocho días y más especialmente en el tramo de la reacción que concluyó con la consecución de la permanencia. Son casos como los de Kieszek, Edu Ramos y Sergi Guardiola, parte esencial del eje principal de la escuadra cordobesista y cuyo futuro es incierto. La intención en los despachos de El Arcángel es volver a contar con sus servicios, pero va a ser tarea difícil dadas las circunstancias.

La realidad es diferente para cada uno de los tres. Como punto de partida, destacable es el hecho de que nadie pone en duda la continuidad de Aythami y Álex Quintanilla, piezas clave también dentro del engranaje blanquiverde. Los centrales tienen contrato y plena disposición a cumplirlo, como ya aseverara el canario días después de sellar la permanencia ante el Sporting. Así, los focos se centran en otros tres futbolistas de los considerados como determinantes para el cuadro califal. De portería a delantera, el primero de ellos es el de Pawel Kieszek. El guardameta es visto como el impulsor, en cierto modo, del equipo gracias a dos intervenciones concretas. La primera tuvo lugar ante el Valladolid, con la detención de un penalti que permitió al Córdoba remontar el partido e iniciar su carrera hacia la salvación. Fue una catarsis global que después encontró continuidad con una parada en Reus que concedió vida a los de Sandoval para finalmente ganar y depender de sí mismos en la última jornada. El cancerbero termina su vinculación con la entidad el 30 de junio y ya se mueven los mecanismos para su renovación.

El propio presidente del Córdoba, Jesús León, afirmaba hace unos días que ya había propuesta para Kieszek. El polaco tenía en su contrato una cláusula de renovación directa por partidos disputados a la que renunció el club. El portero obtuvo libertad de decisión acerca de su futuro, para el que ya tiene oferta blanquiverde a la espera de saber si tiene opción de subir de escalafón. No en vano, el guardameta tiene 34 años y sabe que está ante su última oportunidad de militar en un club de Primera en España. Situación similar y al tiempo distinta es la de otro futbolista de ese eje principal, o lo que normalmente se denomina columna vertebral. Se trata de Edu Ramos, que al igual que su compañero finaliza su vínculo con el cuadro califal el 30 de junio. El malagueño es uno de los jugadores que a fuerza de trabajo callado pero notable se ganara un hueco entre los relevantes en la campaña 2017-18.

Intención tiene el Córdoba de que el centrocampista continúe, aunque en este caso aún no hay contactos iniciados según Jesús León. El propio futbolista reiteró durante las últimas semanas que siente comodidad en El Arcángel y que le agrada la opción de seguir como blanquiverde. Sin embargo, su papel dentro del equipo a lo largo de la temporada y muy especialmente en el tramo de la remontada épica le convierten en un hombre atractivo en Segunda A. De hecho, su nombre ya suena para el Málaga de su tierra natal. Al de Churriana no le van a faltar propuestas, si bien la del conjunto de La Rosaleda queda en el aire debido a las circunstancias de la entidad. Los blanquiazules viven tiempos complejos tras un duro descenso -por la forma más que por el fondo- de Primera. El club de Martiricos está en pleno proceso de reconstrucción, comenzado con la contratación de Caminero como director deportivo, y aún sin entrenador. Toca observar el curso de los acontecimientos en la vecina capital andaluza y comprobar si en los despachos de El Arcángel toman definitivamente la iniciativa.

Por último, gran atención recibe, y más en realidad que en los otros dos casos, Sergi Guardiola. La continuidad del delantero es la aspiración más compleja del Córdoba y el deseo menos sencillo de cumplir para sus seguidores. Despide la temporada con un total de 22 dianas en Segunda A, un guarismo que, como es lógico, despierta interés de no pocos clubes. También los hay de Primera, donde probablemente pueda tener su destino para la próxima temporada. La pretensión inicial de la entidad califal es que el balear siga como blanquiverde, pero en las fechas más recientes el presidente admitió la complicación del asunto. “Hay que pensar en que tenga proyección de futuro y se desarrolle como futbolista, porque lo normal es que salga”, señaló Jesús León en una entrevista concedida a Canal Sur Radio. La alternativa que barajan en El Arcángel es la de la cesión, porque además el de Manacor tiene una cláusula de rescisión de diez millones para la élite española y de quince para la Premier inglesa. Su futuro, sea como fuere, pasa por salir. Al menos, en princpio.

Etiquetas
stats