Entre el recuerdo y la obligación en El Alcoraz… diez años después

Javi Moreno, a hombros de los aficionados en El Alcoraz | MADERO CUBERO

Es una de las estampas más repetidas. No sólo a nivel físico, dada la publicación de diversas fotografías, sino también en el imaginario colectivo. Lo es porque refleja uno de los momentos más intensos de los últimos tiempos para el Córdoba y su afición. El 24 de junio de 2007 permanece, todavía hoy con casi tanta fuerza como entonces, en la memoria del común del cordobesismo. Ese día el conjunto blanquiverde consiguió retornar a Segunda A en El Alcoraz, uno de sus estadios fetiche desde entonces, como lo pudiera ser el viejo Colombino o el Cartagonova. A tierras aragonesas regresa el cuadro califal en apenas unos días (sábado, 16:00) con un ánimo muy diferente al de aquella etapa. Diez años después se enfrenta al Huesca entre el recuerdo y la obligación, que además comienza a ser ineludible.

La relación entre el Córdoba y la ciudad aragonesa arrancó precisamente en junio de 2007. Hasta ese momento, nunca hubo viaje alguno a Huesca, donde aguardaba una extraña bienvenida a la afición blanquiverde. Es otro de los motivos por los que aquel partido tiene tanto significado para jóvenes y veteranos. El club azulgrana dispuso sólo 175 entradas para los seguidores andaluces, pero estos, con varias ardides llenas de astucia, lograron que el papel fuera mucho más numeroso. Y surgió ese himno de “175, ven y cuéntanos”. Al final, uno de los fondos del viejo El Acoraz, hoy muy distinto por los retoques hechos, se plagó de camisetas califales. El resultado, ya lo sabe todo el mundo: un empate a uno, con gol de penalti de Dani, que supuso el éxtasis. Otra vez lejos de El Arcángel, como es costumbre en la historia de la entidad cordobesista.

Desde el instante en el que aficionados y jugadores celebraban el regreso a Segunda A tras un breve pero difícil paso por Segunda B, con un fin a la carrera por una rotunda tormenta, El Alcoraz pasó a ser un lugar de culto. Un escenario que sin embargo no se dio del todo bien al Córdoba en lo sucesivo. El Huesca estaba preparado para dar el salto a la categoría de plata, y lo consiguió sólo un año después. Así, en la campaña 2008-09 los dos equipos se volvieron a enfrentar en tierras aragonesas, ya en aquella división que ambos habían merecido. Ese duelo primero en el fútbol profesional acabó con una contundente victoria local (3-1) y empezaba a marcar el camino de salida a José González en el cuadro califal. Una temporada después, la fortaleza de Lucas Alcaraz se tradujo en unas tablas sin tantos.

Pero El Alcoraz no había sido estadio propicio, pese a la alegría del ascenso, para un Córdoba que volvió a Segunda A con un empate. Y el segundo curso de los califales con Alcaraz al frente deparó un 2-0 en tierras aragonesas. Aun así, nada es igual por siempre. Tuvo que llegar Paco Jémez para dar un giro a la relación, y en la 2011-12 los blanquiverdes se impusieron por 0-1 con diana de Patiño. Una campaña después, con Berges al mando, se repitió el triunfo. Aunque esta vez de forma mucho más clara (1-3). Tras el paso por Primera, y tras el regreso de los azulgranas a Segunda A, el equipo dirigido por José Luis Oltra venció en la 2015-16 por 0-2. Lo hizo en medio de una crisis aguda en El Arcángel: venía de perder seis encuentros como local y luego empató ante el Tenerife (1-1). Sin embargo, el más reciente de los precedentes dejó un doloroso 3-0. Fue el curso pasado y pasado debe ser a partir del sábado.

Etiquetas
stats