Desde Palma: tres de la tierra en el bando rival

Formación del Palma Futsal con Barrón, Lolo y Rafa López | PALMA FUTSAL

Son los únicos que todavía no saben lo que significa pisar el parqué de Vista Alegre. Al menos en lo que se refiere a competición casera, ya que alguno de ellos sí conoce la sensación con España, por ejemplo. Ellos, porque son tres de una tacada, regresan a su tierra al fin, en el plano deportivo, después de que la pandemia de Covid-19 no lo hiciera posible la anterior campaña. De esta forma, en apenas un día -el sábado desde las 13:00- el Córdoba Patrimonio de la Humanidad se encuentra con tres jugadores de sobra conocidos por estos lares pero que sin embargo van a estar en el bando rival. Porque el Palma Futsal, el adversario del conjunto blanquiverde en la sexta jornada de Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), tiene en sus filas nada más y nada menos que una terna cordobesa. Que además tiene su protagonismo en el vestuario. Ocurre sobre todo con Carlos Barrón, el futbolista con más temporadas en el cuadro balear -cuando las alcance-, aunque también con Lolo Urbano y Rafa López.

La anterior temporada fueron muchos los retornos a Córdoba para disfrutar también de la mejor liga del mundo. En casa al fin se volvía a gozar de la máxima categoría del fútbol sala nacional. Uno tras otro pasaron por el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre Rafael García Bebé, Francisco Javier Solano, Andrés Alcántara Andresito, Antonio Manuel Sánchez Boyis y Cecilio Morales Chillo. A ellos habían de unirse otros tres jugadores de la provincia pero el destino quiso que no tuvieran la oportunidad. De entrada, el sorteo del calendario deparó su visita para el tramo final de la temporada. Y después, ya en marzo, el país al igual que el resto del planeta comenzó a sufrir con los efectos del Covid-19. Se produjo, como en las demás divisiones y disciplinas, primero la suspensión del campeonato y después su cancelación. El Palma Futsal no aterrizó en la ciudad para medirse al Córdoba Patrimonio de la Humanidad.

Aquellas circunstancias impidieron que Carlos Barrón, por ejemplo, luchara por dejar su portería a cero en el Palacio Municipal de los Deportes. Quizá su presencia en Vista Alegre era una de las más esperadas -aunque todas resultaron especiales- por aquello de que es uno de los cordobeses con más trayectoria en la selección española. No en vano, el guardameta, si bien no de manera ininterrumpida, suele ser un habitual en las convocatorias del combinado nacional -ahora dirigido curiosamente por Fede Vidal, que fuera entrenador del Maderas Miguel Pérez Bujalance en la época dorada de los rojillos-. El portero, formado en el Adeval y que cuenta con 33 años recién cumplidos, firmó con el Palma Futsal en verano de 2013. Desde entonces y hasta ahora consiguió convertirse en una auténtica leyenda en la entidad balear. Es lo que le condujo a una prolongación de contrato que le convertirá en unos cursos en el jugador con mayor recorrido en el cuadro mallorquín con una década en su disciplina.

Con el cancerbero comparte vestuario otro veterano. En su caso conoce en primera persona la pasión con que se vive el fútbol sala en la ciudad -y en la provincia- pues formó parte del histórico Grupo Pinar Adecor que peleó por el ascenso a Primera -que entonces se llamaba División de Honor-. Así, Manuel Urbano, o mejor dicho Lolo en la pista, pisó el parqué de Vista Alegre como futbolista local. Lo hizo, el cierre que está a punto de alcanzar los 33 años, en la temporada 2005-06. Se enfrentó con el conjunto azulillo a un Barça que estaba decidido a recobrar su lugar en la mejor liga del mundo. Los blaugranas acabaron con el sueño cordobés y ascendieron junto con el Gestesa Guadalajara y el Benicarló Grupo Poblet. Aunque llegó mucho después que Barrón al Palma Futsal, el jugador se supo hacer un hueco importante también en su plantilla. Ésta es la cuarta campaña como integrante de la entidad balear.

Y la terna la completa el más joven de los cordobeses que defienden los intereses del club mallorquín. Por cierto, y antes de continuar, que en presencia de jugadores de la provincia, más allá del propio Córdoba Patrimonio de la Humanidad, rivaliza el Palma Futsal esta temporada con el Jimbee Cartagena. Los murcianos también cuentan con tres futbolistas de Córdoba en su plantilla: Solano, Bebé y Andresito -por orden de llegada-. De vuelta al asunto que ocupa, Rafa López comienza a ganar peso también dentro del vestuario. Comienza porque ésta es sólo su segundo curso en la escuadra insular. El cierre natural de Priego de Córdoba y de 31 años -ya tiene su experiencia también- fichó por el conjunto balear en verano de 2019. Desde entonces disfrutó con el paso al frente del equipo en Primera de la LNFS. Por ejemplo, la anterior campaña disputó el play off exprés por el título -algo habitual ya en el club mallorquín- después de una competición regular en que se confirmó el cambio de rol de la institución como la alternativa de los tres grandes.

Etiquetas
stats