Con Oltra no es normal

Oltra, en la sala de prensa, con González y Emilio Vega | MADERO CUBERO

No es normal. Con Oltra, no. "En ningún momento hemos estado metidos en el partido y cuando un equipo está mal lo normal es que pierda y ya está. No hay mucho más análisis", dijo el técnico después del desastre ante el Almería (3-1), un resultado que marca un triste récord para el valenciano: nunca bajo su mandato había estado el equipo tantas jornadas de Liga sin vencer. Lleva ya seis. ¿Las consecuencias? La más inmediata ha sido la salida de la zona de play off, en la que se ha mantenido durante once de las trece jornadas disputadas. No será la única, por lo que se puede atisbar. Esta semana -que será corta, puesto que el Córdoba vuelve a jugar el viernes- habrá nuevos intentos de poner remedio a una hemorragia de crédito como aspirante. Con cuatro puntos sumados de los últimos 18, el equipo se ha metido en un bache inquietante. "No encuentro nada que salvar hoy, empezando por mí, que soy el máximo responsable", indicó, ofuscado, el entrenador blanquiverde en la sala de prensa del Estadio de los Juegos Mediterráneos. El duelo del viernes en El Arcángel, ante el Mallorca, será un examen para todos.

La última vez que el Córdoba ha estado fuera de los seis primeros puestos fue en la jornada cuatro, después de ser vapuleado en El Alcoraz de Huesca (3-0). Cayó entonces a la décimo cuarta posición, el suelo en la era Oltra. De inmediato se produjo la reacción: tres victorias seguidas. Levante (1-0), Alcorcón (0-1) y Nástic (2-0). Nueve puntos y sin encajar ningún gol. El nirvana. Los cordobesistas se atornillaron a la zona alta y empezaron a elucubrar con dar el salto al puesto de ascenso directo que está libre: el segundo. El liderato es propiedad del Levante, que marcha a otro ritmo. Pero no. Desde que empezaron las cuentas más optimistas, la línea se torció. A finales de septiembre venció el Córdoba al Nástic y desde entonces no ha sido capaz de sumar tres puntos de una tacada. Se mantuvo agarrado a los puestos altos -lo que da una idea del nivel y el equilibrio de la categoría- pero esta semana no aguantó más. Es noveno. Si hubiera ganado estaría en segunda posición, pero perdió y se queda a dos puntos del ascenso... y a cuatro del descenso. Así funcionan las cosas. De la indefinición nace la duda y a día de hoy hay muchas en el cordobesismo, que vive con inquietud el declive de los suyos.

Desde la llegada de José Luis Oltra, en verano de 2015 y con el club en shock por el descenso de Primera División, el Córdoba se ha movido siempre en posiciones que permitían calificarlo como aspirante al retorno a la élite. Los blanquiverdes han estado en zona de ascenso directo o play off en 40 de las 55 jornadas con Oltra en el banquillo desde la pasada campaña. En la 15-16 terminaron jugando las eliminatorias por el ascenso y cayeron en la semifinal, en la prórroga, ante el Girona (3-1). En la actual marchan por una senda irregular, metidos en un proceso de reinvención continúa que tiene bastante que ver con lo corto de efectivos de la plantilla y la plaga de lesiones que, en algunos casos -léase Deivid, el jugador de mayor peso en la defensa-, pueden obligar a replantearse ciertos asuntos como el acudir al mercado de invierno... o alterar objetivos. Veremos.

Etiquetas
Publicado el
7 de noviembre de 2016 - 13:16 h