Su otro nombre es gol: Manolín Cuesta, máximo anotador del Córdoba

Manolín Cuesta, en una imagen reciente junto a su hijo Rubén | MADERO CUBERO

Va camino de los 66 años. En la inmensidad de la Historia no es nada, como cantara Carlos Gardel. Incluso en la amplia trayectoria del fútbol parece poco. Pero no es tanto así. Se trata de un período extenso y rico en experiencias, sobre todo cuando se tiene la costumbre de vivir al límite de las emociones. De ahí que sus veteranos mantengan cada vez que tienen oportunidad que es necesario “el respeto total a un club que tiene un historial muy bonito, que ha sido muy respetado en todos los estados de España”. Precisamente es lo que reclamaba José Luis Navarro del Valle, la mayor leyenda del Córdoba de todos los tiempos allá en 2016. El madrileño, fallecido en enero, respondía de tal forma sobre el requisito de recordar cada vivencia de la entidad. Lo hizo en una entrevista N&B de CORDÓPOLIS, que estos días repasa circunstancias significativas del periplo existencial del conjunto blanquiverde. Como por ejemplo, en esta ocasión, quienes son a día de hoy sus máximos goleadores…

A nivel estadístico pocos están a la altura del propio José Luis Navarro. De hecho, sólo tres futbolistas están próximos a sus registros pues son esos los que suman como él más de 300 partidos oficiales con el cuadro califal. Una situación similar a ésta se da en otro aspecto. Éste es el anotador, en el que un nombre sobresale respecto de los demás. Incluso quien le sucede en el Top Ten elaborado con la ayuda de Álvaro Vega, compañero de @laligaennumeros, se sitúa a bastante distancia. Protagonista es esta vez Manuel de la Cuesta, Manolín Cuesta para el común de los aficionados al fútbol de la ciudad -también del Séneca-. Porque es él quien ostenta el récord de goles con el Córdoba. Y eso que marcó los últimos durante la temporada 1981-82. Desde entonces nadie fue capaz de superar sus guarismos.

Tantas como 101 dianas anotó el delantero en las siete campañas que formó parte del conjunto blanquiverde, con una relevante etapa intermedia en Primera con la elástica del Espanyol. El ahora presidente del Séneca debutó con el Córdoba en Segunda el curso 1969-70, cuando ya anotó cuatro goles en Liga. Tenía sólo 19 años. Después vivió un ascenso a Primera, una temporada en la élite y mucho tiempo después ayudó a regresar a la categoría de plata desde Segunda B. En su juventud coincidió no sólo con José Luis Navarro sino con otro mito como Juan García Juanín, quien le sigue en la clasificación de máximos goleadores. El de Nerva, en una posición muy distinta a la suya, consiguió ver puerta en distintas competiciones hasta 77 veces. La diferencia es notable, por tanto, pues son 24 los tantos que le distancian de Manolín Cuesta. Cierto es que más destacado es el hecho que desde 1970 tampoco ningún otro futbolista le pudo adelantar.

Quien más se acercó al onubense fue otro delantero cuyo nombre es muy recordado. Se trata de Mariano Mansilla, que defendió el escudo del Córdoba tanto en Segunda como en Segunda B, e incluso en Tercera. El atacante acumuló 67 goles hasta 1988. Y una leyenda reciente fue precisamente quien se estableció en el cuarto lugar con 64 dianas. Hubo que esperar 1999 para que hubiera movimiento importante en ataque en el sentido que se plantea. Fue José Luis Loreto el autor de esas más de seis decenas de tantos que, en la campaña 1998-99, ayudaron en parte a sellar el histórico regreso del club a Segunda A después de más tres lustros. Justo por detrás, a sólo tres y con 61 por tanto, se encuentra otro jugador no menos reconocido por la afición. Sobre todo por aquellos que disfrutaron de su presencia en el verde. En este caso es Burguete.

Precisamente tras el de Burjassot aparece al fin un futbolista con participación durante este siglo. Aunque sólo en parte, pues su primera etapa la desarrolló en los noventa de la pasada centuria. Se trata de Manolo López, que sea como fuere en 2003 cerró su segundo período como blanquiverde con un total de 58 dianas. No en vano, con los registros señalados y los que están por anotarse está claro que incluso en términos de ataque resultó discreta la historia reciente del cuadro califal. Tanto es así que el último jugador que se adentró en el denominado Top Ten fue Javi Moreno y lo hizo hasta el curso 2007-08. De esta forma, hace más de una década que ningún otro hombre logra ubicarse entre los máximos goleadores del Córdoba. El de Silla tiene en su casillero un total de 48 goles, de los que 24, nada más y nada menos que la mitad, los añadió en una sola campaña. Sí, fue la 2006-07, la del retorno del equipo a Segunda A con aquel “175 ven y cuéntanos” en El Alcoraz. Ese partido, como los demás de ese play off, lo tuvo que vivir el valenciano desde fuera por lesión.

Javi Moreno es otro mito reciente pero su dato no es único dentro de la estadística que esta vez es revisada en CORDÓPOLIS. Sus 48 goles son los mismos que acumularon también dos futbolistas memorables, cada uno de una etapa muy distinta del club. Uno de ellos apareció ya en la enumeración de jugadores con más encuentros oficiales. Es Iñaki López Murga, que estuvo cerca de los 300 duelos y lo quiso aprovechar con no poca participación en ataque. El otro es José Paz, que vistió la blanquiverde durante los primeros años de la entidad, vivió el histórico primer ascenso a Primera y también llegó a jugar en la élite. De aquellos años son los dos últimos nombres por anotar pues el Top Ten lo componen realmente once hombres. Esto es así por la igualdad en cifra de dianas, que son hasta 40. Homar y Miralles son ellos.

Etiquetas
stats