No olviden nunca sus nombres

El Córdoba CF Futsal aplaude a la afición al terminar el partido | TONI BLANCO

Si fue el último, fue muy grande. El play off seguirá en Sevilla, donde el Córdoba CF Futsal buscará dar continuidad a un episodio que ya forma parte de la historia del deporte local. "Yo estuve allí", podrán decir algún día los que asistieron a una jornada para el recuerdo. Las gradas se llenaron como nunca antes se vio. Se quedó gente en la calle. El Córdoba CF Futsal perdió el partido, pero ganó otras cosas que a día de hoy pueden resultar incluso más importantes que un éxito deportivo. Pase lo que pase en el resto de la eliminatoria -habrá partido el viernes y, si es necesario, el domingo en el pabellón San Pablo sevillano-, el Córdoba CF Futsal ya ha ascendido. Es ahora mismo el mayor generador de ilusión en el deporte de Córdoba, donde hay quienes dicen -y qué felices son- que nunca pasa nada. Hasta que sucede. La temporada del equipo encierra una lección moral de primer orden. Es gente de aquí, clase de tropa, que no se rinde ante nadie. Ni van de estrellas ni falta que les hace. Saben su trabajo y lo hacen lo mejor que pueden en cada circunstancia. Y les va fenomenal en esa línea. El Betis sudó el triunfo y es aún más favorito, pues tiene dos partidos en su hogar para sentenciar. Pero ojo, que aún no ha terminado. ¿Alguien se atreve a apostar en su contra?

Miradas torvas, tensión, entradas al límite, pocas ganas de complicarse la vida y sí de resolver pronto. O, al menos, de encarrilar el asunto y mandar al adversario un mensaje intimidante. Así arrancó un derbi andaluz apasionante, con el Córdoba y el Betis dándose pechazos como en una disputa de adolescentes pero sin llegar a levantarse la mano. No era partido para exquisiteces, como se comprobó temprano. El que la hiciera la iba a pagar. Y el cuadro blanquiverde la hizo -la desaplicación defensiva- y el Betis sacó renta. Keko marcó el 0-1 a los tres minutos en el primer tiro a puerta de los hispalenses, propiciado por una desafortunada acción de los de Maca. La réplica llegó con un latigazo lejano de Manu Leal que interceptó el meta Mario Almagro.

El gol visitante encendió los ánimos de un Vista Alegre que ya ardía desde una hora antes del partido. Jamás un equipo cordobés había colgado el cartel de "localidades agotadas" en un partido en esta instalación en más de un cuarto de siglo. La conciencia de estar ante un episodio único se palpaba en todo el mundo: desde el primer jugador hasta el último aficionado apiñado en la esquina más alta del pabellón. Ese ambiente lo condicionó todo. El Córdoba CF Futsal, enardecido, se empleó al límite. Nada nuevo. Es su estilo. Pero esta vez lo llevó hasta las últimas consecuencias y con un plus de emotividad que enamoró al graderío, donde se masticaba el orgullo. Desde el canto a capella del himno hasta el homenaje a Pepe García Román -"¡esto sí que es un presidente!- le cantaban desde el fondo, pasando por el derroche de actitud de un grupo de futbolistas que estaban en la misma línea que expresó en las vísperas Maca, su entrenador. "Es el partido de mi vida", decía. También el de la de muchos más.

El Betis no es un cualquiera en la Segunda División. De hecho, porta la etiqueta de máximo favorito para ascender a Primera. Lo confirmó con su seriedad y experiencia, buscando siempre lo mejor sin arriesgar más de la cuenta. Marcó pronto y defendió lo que tenía. Pudo marcar el segundo, pero Juanra la sacó de debajo de los palos. El cordobés la tuvo después en un disparo lejano que salió fuera. Pakito estuvo poco después cerca de llegar a conectar un remate a pase de Catiti, pero el meta Cidao lo evitó. También estuvo certero el meta cordobés, Nono, al despejar con los pies un potente lanzamiento de Borja Blanco en una falta.

No hubo tregua en un pleito de puro play off, en el que se sabe que solo puede quedar uno vivo y el otro se irá a casa. Keko tuvo una oportunidad fantástica para empatar, pero el balón se marchó ligeramente desviado. Con los blanquiverdes apretando llegó un tiempo muerto que en absoluto sirvió para aplacar los ánimos de nadie. Los técnicos trataban en vano de gobernar al exceso de emoción en la pista, que provocaba situaciones de riesgo nacidas de errores por precipitación.

El Betis golpeó, como lo hizo en el partido de la liga regular, a balón parado. Borja Blanco, en un doble penalti en el minuto 15, puso el 0-2 con una ejecución extraordinaria. El marcador provocó el delirio en la afición bética -que tuvo un comportamiento ejemplar- y apagó momentáneamente a la hinchada local, que pronto se reenganchó del modo más natural: no es difícil identificarse con el Córdoba CF Futsal, que fue valiente hasta la osadía. ¿Para qué guardarse nada? Lolo Jarque estrelló un disparo en la cruceta de la meta del Betis y elevó el pulso a su equipo, ansioso por remendar el agujero que tenía en el marcador. Nono tuvo que salvar algunas situaciones apuradas, porque los de Daniel Ibañes trataron de agrandar la herida cordobesa. Al intermedio se llegó con 0-2 y una hazaña pendiente. No fue un buen primer tiempo local y el Betis se cobró la renta.

El cuadro anfitrión opositó con fuerza a la remontada desde el inicio. Koseki estrelló un balón en el palo a los dos minutos y recordó a quien no lo supiera aún que este Córdoba CF Futsal no baja los brazos por más turbio que se ponga el panorama. Los locales tuvieron una contra en la que se embarullaron al final y Jesús Rodríguez no llegó a conectar el último remate. El Betis sufría sabiéndolo hacer. Es lo que toca. En un play off no hay sonrisas hasta el final y solo son para uno. Rodríguez también probó al meta Cidao, que repelió un zambombazo del cordobés en una intervención de categoría. También desvió un tiro envenenado de César. El meta internacional brasileño del Betis fue clave en los momentos de mayor empuje local. David Leal y Pakito rozaron el gol en ocasiones muy claras, con el cuadro de Heliópolis atrincherado y sacándose el peligro como podía.

Todo se alborotó cuando el árbitro expulsó al bético Jorge Bellvert por golpear en la cara a Keko en una acción sin balón, una acción que conllevó su clásica ensalada de protestas por ambos bandos y puso de los nervios a todo el mundo hasta el final. Quedaban ocho minutos y Vista Alegre enloqueció. Los cordobesistas se lanzaron a tumba abierta, jugando de cinco en los últimos cinco minutos. Marcó César de falta y puso el pabellón patas arriba. Jesús Rodríguez disparó al poste al entrar en el último minuto, en medio de un asedio brutal a la meta de Cidao, que acreditó sus galones. No llegó el gol. La batalla continuará en Sevilla.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA CF FUTSAL, 1: Nono, Pakito, Jesús Rodríguez, Manu Leal y Koseky (cinco inicial). También jugaron Lolo Jarque, David Leal, Cordero, Keko, César, Juanra y Catiti.

REAL BETIS FUTSAL, 2: Cidao, Borja Blanco, Rubén Cornejo, Keko y Víctor Arévalo (cinco inicial). También jugaron Tobe, Burrito, Ivi, Bellvert, Víctor López y Eric.

ÁRBITROS: García Ribera y Simón Benet (Comité Catalán). Mostraron cartulina amarilla a los locales Lolo Jarque, Keko, Cristian y David Leal, así como a los béticos Burrito, Almagro y Keko. Expulsaron con roja directa al visitante Bellvert (32’).

GOLES: 0-1 Keko (3’). 0-2 Borja Blanco (14’). 1-2 César (36’).

INCIDENCIAS: Primer encuentro de semifinales del play off de ascenso a Primera División disputado en un abarrotado Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre, con 3.500 espectadores. Se colgó el cartel de "No hay entradas". En los prolegómenos del choque, José García Román, presidente del Córdoba CF Futsal, recibió un merecido reconocimiento por parte de miembros el club.

Etiquetas
stats