Sólo mirad al frente

Guardiola, junto a Narváez, tras marcar al Huesca | ÁLEX GALLEGOS

El desafío es mayúsculo. Nunca ha dejado de serlo, si bien ahora recupera su enorme magnitud. Tras hacer lo imposible, como expresan una y otra vez los protagonistas, lo difícil por realizar se torna de nuevo en improbable. Es la permanencia en Segunda A y, por tanto, en el fútbol profesional. Es el reto que tiene por delante el Córdoba, que después de completar una remontada heroica se encuentra en una situación otra vez crítica. Dos derrotas consecutivas, la peor dinámica -por breve que sea- bajo el mando de Sandoval, provocan que el conjunto blanquiverde vuelva a respirar con alteración al borde del abismo. El descenso acecha al filo del precipicio y no queda otra que tomar calma y afrontar con ímpetu el futuro más inmediato. Cuatro jornadas le restan, cuatro finales una tras otra y a cada cual más importante. Porque aunque las cuentas aseguren que tres triunfos pueden ser suficientes, las cuentas salen mejor si antes se añaden dígitos al casillero propio. Una labor complicada, toda vez que en la primera de las últimas oportunidades de aferrarse a la categoría de plata el cuadro califal visita a un Rayo Vallecano que va lanzado a Primera.

Acude el Córdoba a una de sus más duras batallas, con la más compleja apenas una semana después. Entonces el Almería pisa El Arcángel en un duelo, se espera, vital para ambos equipos en la pugna por la salvación. Pero antes de ese encuentro otro hay que debe recibir toda la atención de quienes juegan sobre el verde y los que lo hacen en la grada. Es el que enfrenta al conjunto blanquiverde con el Rayo, un rival de primer nivel que aspira a encarrilar definitivamente su retorno a la élite. "No podemos mirar el partido del Almería, para nosotros el más importante ahora mismo es el del Rayo. Tienen que ir a la guerra y darlo todo", decía Sandoval sobre los apercibidos Sergi Guardiola y Jovanovic. Éste es el combate que interesa, el de Vallecas, y nada puede guardarse para el que venga después. Con esta idea parten los blanquiverdes, que han de incrementar sus esfuerzos en una doble vertiente. Por un lado, el cuadro califal tiene que recomponer la figura y olvidar las derrotas en León y ante el Huesca. Por otro, está obligado para vencer a neutralizar en primer lugar las acometidas de su enemigo -en el plano deportivo, claro está-.

Sólo mirad al frente. Éste es el mensaje encubierto de Sandoval, que definió el viernes la forma en que ha de verse el encuentro en el Campo de Fútbol de Vallecas. "Creo que pesa más defender tu vida que el honor", dijo el de Humanes en referencia a lo que cada escuadra tiene en sus manos conseguir. Porque el Rayo acaricia cada vez con más intensidad el ascenso a Primera, pero el Córdoba lucha por sobrevivir en el fútbol profesional. La vida siempre es más relevante que el progreso en la misma. O, visto de otro modo, sin lo primero no existe opción a lo segundo. De ahí que el cuadro califal visite al Rayo con mentalidad ambiciosa. Eso sí, sin lanzar la brújula al río y no mantener la noción del norte. Ganar o ganar es la fórmula de los blanquiverdes, que no desean encarar los tres últimos encuentros del campeonato aferrados a una rama seca saliente del precipicio. El triunfo esta vez supone dar un zarpazo a los fantasmas de aquel junio triste con el Valladolid como antagonista y al mismo tiempo a aquellos que, tras el golpe del Huesca en El Arcángel, vuelven a creer moribundo al adversario otrora preparado para el funeral.

Tiene vida. El Córdoba mantiene sus constantes, algo que afirmó ocho días atrás el propio Sandoval y que ahora debe demostrar su vestuario en el césped de Vallecas. Un objetivo éste, casi tanto como el de la permanencia, para el que el cuadro califal va a gozar de la respiración asistida de su gente. En torno a 400 aficionados acompañan esta vez al equipo, que ante el Rayo va a aparecer de nuevo con una formación de batalla diferente. "Al final vendrá sola, tiene que existir. Pero no la sorpresa, sino la sorpresa de la sorpresa. Si hacemos lo mismo que todos hasta ahora, el resultado va a ser el mismo", indicó el técnico blanquiverde acerca del once que tiene previsto componer en este partido. Todo ello con la ausencia de Edu Ramos, que por sanción deja al conjunto blanquiverde sin su mariscal en el centro del campo para la contienda más complicada. Pero las bajas no preocupan, nunca lo han hecho, al de Humanes que maneja una fórmula bien escondida para lograr el aldabonazo ante el líder. Las circunstancias invitan a pensar en el 5-4-1 que dibujó el entrenador madrileño en las dos más recientes salidas. Pero, ¿y si se puede defender sin acumular hombres en la línea de retaguardia?

Opción primera es para todos, o la inmensa mayoría, esa zaga de cinco con Valentín junto a Aythami y Quintanilla por dentro. Segura es la participación, salvo inesperada decisión del técnico, de este último. El central vasco regresa tras molestias y así la defensa más utilizada y de mayor confiabilidad de Sandoval. Sin embargo, la primera tarea del Córdoba en esta ocasión es "cortar ese hilo conductor" que supone la íntima y peligrosa relación entre los mediocentros y los hombres de ataque del Rayo. Dicho de otra forma, quizá prevalezca la necesidad de imponer superioridad en la medular. En esta línea surge como posibilidad un esquema de perfil ofensivo pero más atento a la fortaleza un paso por delante. Esto es un 4-1-4-1 con Jesús Valentín por delante de los centrales y con Álex Vallejo -teórico relevo de Edu Ramos- y otro futbolista con capacidad defensiva a la par que creativa. El joven Álvaro Aguado y Quim Araujo son quienes aspiran a un puesto en el once en este caso. Pero si el esquema elegido es éste, ¿quién queda fuera, Narváez o Reyes? La respuesta a esta cuestión como a la global y a cualquier otra sólo la conoce el propio Sandoval.

Lo cierto es que el Córdoba tiene que hacer frente a un rival que casi todo lo puede. El Rayo es el máximo goleador de Segunda A con 65 tantos, el que menos derrotas tiene en su casillero -apenas cinco- y el adversario más en forma de la categoría. Desde el cierre de la primera vuelta, en que perdió su último duelo como local ante el Nàstic, sólo ha perdido un partido. Uno de diecisiete, con cinco victorias consecutivas. Ahí es nada. Por si fuera poco, tiene al segundo mejor artillero de la división de plata, un Raúl de Tomás en estado de gracia. El exblanquiverde suma 23 dianas y ya es seguido de cerca por clubes de mayores dimensiones. Encima, Trejo, Embarba y Bebé colaboran de manera activa en una parcela ofensiva para la que Beltrán trabaja con brillantez a pesar de su juventud. Todos van a estar ante el cuadro califal, pues Míchel sólo cuenta con la baja de Majeed. Es así cómo, sin pensar en el pasado más o menos reciente, toca recordar únicamente una idea. Jugadores y aficionados, sólo mirad al frente.

ALINEACIONES PROBABLES

CF RAYO VALLECANO DE MADRID: Alberto García, Baiano, Abdoulaye, Dorado, Álex Moreno, Unai López, Beltrán, Embarba, Trejo, Bebé y De Tomás.

CÓRDOBA CF: Kieszek, Loureiro, Aythami, Quintanilla, Javi Galán, Jesús Valentín, Jovanovic, Álex Vallejo, Álvaro Aguado, Narváez y Sergi Guardiola.

ÁRBITRO: Daniel Ocón Arráiz (Comité Riojano).

CAMPO Y HORA: Campo de Fútbol de Vallecas (18:00).

Etiquetas
stats