Sin miedo

Lance del duelo entre el Adesal y el Morvedre en La Fuensanta | ÁLEX GALLEGOS

Es un desafío como pocos. Se trata de un reto de dificultad extrema. Pero al tiempo es una nueva oportunidad. Una ocasión para demostrar otra vez de qué pasta está hecho este equipo. El Adesal encara la que, por ahora y con deseo de que sea así, es su cita más relevante de la temporada. Su participación en la fase de ascenso a la máxima categoría nacional del balonmano femenino está en juego. El conjunto cordobés desea estar un curso más en la pelea definitiva por el ascenso a División de Honor, algo para lo que necesita dar el máximo este sábado. Debe remontar el marcador adverso de la ida de su eliminatoria previa a dicha promoción. Ésta es una tarea complicada, más si cabe al tener en cuenta cuál es su rival. En Sagunto espera el Morvedre, el mejor equipo de todos los que militaron en Plata -con cuatro grupos, cabe recordar- esta campaña. Sin embargo, nada teme como nunca temió el cuadro fuensantino, que está dispuesto a dar el golpe en tierras valencianas.

Bien sabía el equipo que dirige Paco Bustos a lo que se enfrentaba desde que quedó ligado su futuro más inmediato al del Morvedre. El sorteo para los enfrentamientos directos antes de componer el grupo definitivo de pugna por el ascenso deparó a las cordobesas el más duro de los adversarios. Al menos así lo era a priori, puesto que el conjunto valenciano completó la liga regular con unos registros inalcanzables. Apenas cedió un empate a lo largo de la temporada, que selló con 25 victorias en 26 duelos. Esta imbatibilidad le llevó a sumar 51 puntos y ser campeón del Grupo C, así como a convertirse en la mejor escuadra de la División de Honor Plata. Con estos datos, era asumida la complicación del reto por parte del Adesal. Una dificultad que para nada restó en ambición, y menos aún en compromiso, a las fuensantinas.

La contienda de ida permitió al cuadro cordobés conocer de primera mano los peligros del Morvedre. También le concedió la oportunidad de recordar que con sus valores en la pista siempre puede luchar por lo que le venga en gana. Esfuerzo y constancia son rasgos de un Adesal que se llegó a ver cinco goles por debajo en el primer duelo con las valencianas. Una desventaja que recortó en 20 minutos de competición épica para dejar la renta del equipo de Sagunto en mínima: ganó de uno (23-24). Acariciaron el empate las de Paco Bustos y del mismo modo avisaron a su adversario, el intratable campeón del Grupo C, que en La Fuensanta nunca existe una última palabra dicha. Tampoco lejos del feudo de un conjunto el cordobés que aspira a destrozar los planes de un rival que hasta ahora vivía con cierta tranquilidad.

Más tensa ha de ser la calma para el Morvedre después de ese encuentro. El conjunto valenciano temió por su ventaja en la eliminatoria y entendió que tiene que mantener la concentración durante todo el encuentro en la vuelta. Ésta se va a disputar el sábado a partir de las 19:30, con el pabellón municipal René Marigil de Sagunto como escenario. Una pista ésta en la que el Adesal quiere escribir una página más en su historia de coraje y heroicidad. Preparadas están las guerras de La Fuensanta para conseguir que el sueño sea de nuevo realidad. Sin miedo.

Etiquetas
Publicado el
11 de mayo de 2018 - 07:23 h