Le va la vida en ello

César, en el último partido en Vista Alegre | MADERO CUBERO

No es el último. Tampoco es, por tanto, definitivo. Pero sí resulta trascendental. Mucho más allá del típico tópico. Las circunstancias lo establecen de tal modo. Básicamente porque la diferencia entre el triunfo y la derrota en este caso es abismal. Sumar de tres esta vez supone dar un paso de gigante en el difícil camino iniciado. Mientras tanto, no hacerlo conlleva retroceder de manera realmente sustancial. El Córdoba Patrimonio de la Humanidad desea mantener su estatus de Primera y para ello no tiene más remedio que volver a ganar después de ocho jornadas. Su obligación es mayor aún si se tiene en cuenta la situación de su rival pues recibe a un Fútbol Emotion Zaragoza que ocupa la penúltima plaza y que tiene la opción de adelantarle si vence. A favor tiene el cuadro califal este sábado (19:00) el inigualable apoyo de su afición que por cuarta ocasión en lo que va de temporada va a llenar el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre.

Le va la vida en ello. Por mucho que todavía tenga tiempo el margen de error empieza a ser mínimo para el conjunto blanquiverde. Aun cuando su entrenador procura huir de la ansiedad, que quiere trasladar al adversario. “Hay que recordar que luego quedarían siete jornadas, 21 puntos en juego, con duelos directos, y creo que la presión la deben de sentir más ellos que nosotros”, aseveró Miguel Ángel Martínez Maca en la previa del choque. El técnico admitió, eso sí, que este partido “quizá sea el más importante hasta la fecha de la temporada”. No se equivoca, ya que la permanencia está en juego de forma absolutamente directa. Más que nada porque el duelo va a marcar para bien o para mal tanto al cuadro califal como al Fútbol Emotion Zaragoza.

El Córdoba Patrimonio de la Humanidad limita con la zona de descenso, consecuencia de no alcanzar la victoria desde diciembre -cuando superó al Pescados Rubén Burela-. Precisamente en la primera posición que conlleva pérdida de categoría está situado el conjunto aragonés. Dos puntos diferencian al equipo de Maca con el maño, de ahí la importancia del choque. Además, sobre el tapete se pone el gol average entre ambas escuadras al concluir con empate a tres el partido de la primera vuelta. Es muy distinto obtener una ventaja de cinco puntos más uno que caer en puesto de peligro y ceder por si fuera poco la renta particular. Esto último es lo que desean evitar los califales, que para este encuentro cuentan de nuevo con las sensibles bajas de Cristian Ramos y Nono en la portería y de Lolo Jarque como cierre. La nota positiva es que Gonzalo Puebla demostró la anterior jornada que está preparado para defender la meta.

Más allá de ausencias y demás circunstancias un factor tiene a su favor, o así debe de ser, el conjunto blanquiverde. Éste no es otro que el ambiente de un Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre que va a registrar su cuarto lleno de la temporada. La afición no falla y días atrás hizo que simbólicamente se colgara el cartel de “no hay billetes”. De esta forma, queda claro que todo el mundo, dentro y fuera de la pista, sabe de la relevancia del partido de este sábado. Con todo, al cuadro califal le toca acabar con un registro negativo en este sentido. El condicionante positivo que fue su papel de local se diluyó en 2020 pues en el presente año no consiguió ganar aún en su cancha. Y ya disputó tres duelos, en los que dejó escapar no pocos puntos de forma dolorosa. No queda otra que poner punto final a este hecho.

Sin embargo, no le va a resultar sencillo al Córdoba Patrimonio de la Humanidad dar con la tecla en esta ocasión. Principalmente porque el Fútbol Emotion Zaragoza llega al choque con más necesidad todavía. La derrota en su caso significa perder buena parte de sus opciones de permanencia. Los maños recalan en la ciudad, por tanto, con un plus de ambición. A ello hay que sumar que hace dos semanas logró su primera victoria tras meses y obtuvo oxígeno así como un ligero impulso anímico. Aunque es cierto que después decayó en los dos siguientes encuentros. Sea como fuere, tienen los aragoneses otro espíritu después del relevo en su banquillo, que ocupa hoy por hoy Santi Herrero. A ese intento de variar la dinámica colaboran también jugadores como Nono Mondrego o Hugo, que retornaron al Siglo XXI para ayudar en complicado reto de la salvación.

Etiquetas
stats