Kieszek, guardián de la puerta hasta 2020

Kieszek, en un partido con el Córdoba en El Arcángel | LARREA

Dado el primer paso. El Córdoba empieza a caminar en lo que se refiere a su proyecto deportivo de la próxima temporada. Lo hace con una renovación tan deseada por parte del club como entre la afición. Se trata de Pawel Kieszek, que seguirá como guardián de la puerta blanquiverde hasta 2020. Así lo ha anunciado la entidad califal este lunes por medio de un comunicado en su web oficial en el que además resalta el interés del polaco por continuar en El Arcángel. Tanto es así que, indica el club, ha rechazado dar el salto a la elite del fútbol español. De esta forma, el director general deportivo, Luis Oliver, sella uno de los procesos más relevantes este verano en la configuración de la plantilla de la 2018-19. No en vano, el portero es uno de los principales actores tras sus dos primeras campañas a orillas del Guadalquivir.

“El Córdoba Club de Fútbol y Pawel Kieszek han llegado a un acuerdo de renovación por el que el guardameta amplía su contrato por dos años más para así continuar en el conjunto blanquiverde”, ha comunicado el Córdoba. La entidad ha señalado que “el jugador polaco ha valorado el nuevo proyecto de la entidad, desechando ofertas de clubes de Primera División para seguir ejerciendo como portero de la primera plantilla”. “El club ata a uno de sus futbolistas clave la pasada temporada. Éste es el primer movimiento que ha llevado a cabo la dirección deportiva de cara a la planificación de la próxima campaña”, ha continuado el texto con el que se ha hecho oficial la continuidad del cancerbero.

Natural de Varsovia, Kieszek firmó con el Córdoba en verano de 2016, cuando Emilio Vega era el encargado de configurar la plantilla. Llegó procedente del Estoril, de la máxima categoría de Portugal. Precisamente en la elite del país luso militó durante casi una década, tras pasar por otras ligas importantes de Europa. En su primera campaña consiguió hacerse con la titularidad a base de intervenciones que, después de unas dudas al comienzo, fueron a más con el transcurso del campeonato de Liga. Disputó 38 encuentros de Segunda A y resistió incluso la rotura de un dedo de una mano hasta que el equipo, entonces dirigido por Luis Miguel Carrión, certificó su permanencia.

La lesión le obligó a recibir una intervención quirúrgica, que postergó hasta asegurar la salvación blanquiverde y le imposibilitó iniciar la temporada pasada bajo palos. Una negativa actuación de Stefanovic ante el Barcelona B (4-0) le devolvió a un once del que ya nunca salió. De nuevo jugó 38 partidos en Liga, con una participación que fue incluso más notable que la anterior campaña. Una parada suya es tenida a día de hoy como el comienzo de la épica remontada del Córdoba que terminó con la fiesta ante el Sporting de Gijón. Fue ante el Valladolid, equipo al que detuvo un penalti que hubiera supuesto el 0-2 en El Arcángel. El cuadro califal venció y escaló hasta alcanzar la cima de la permanencia.

Además, en Reus salvó a los de Sandoval de un 2-1 que quizá habría significado el arranque de una derrota aún más clara y casi el adiós a las esperanzas de mantener la categoría. Con la pierna, evitó ese tanto y permitió a los blanquiverdes seguir con vida para después hacer un 2-1, con gol de Aythami, que les permitió salir de la zona de descenso tras siete meses y medio. De ahí que el Córdoba haya expresado en su comunicado que “en la recién concluida campaña, su papel ha resultado fundamental para que el primer equipo haya conseguido permanecer en Segunda División”.

Etiquetas
stats