Juli seguirá con su guerra en el Hércules

Juli, en un partido con el Córdoba en El Arcángel | TONI BLANCO

Tiene nuevo destino, como la gran mayoría de los futbolistas que hasta hace poco fueran sus compañeros. A pesar de su edad, todavía le resta cuerda para rato. Es lo que trató de demostrar la pasada campaña, con resultado medio, y algo de lo que va a procurar dejar constancia la próxima temporada. Porque a Julián Cerdá le queda aún mucha guerra por dar, tal y como queda confirmado después de conocerse el nombre de su nuevo equipo. El veterano atacante, de 35 años, ficha de cara al curso venidero por el Hércules de Alicante, de forma que pone rumbo a tierras cercanas a su Alcoy natal. El extremo refuerza al conjunto alicantino, tal y como el propio club del José Rico Pérez anunció este lunes, en su parcela ofensiva con un reto cuasi ineludible: el retorno a Segunda A.

“Es una oportunidad única e increíble formar parte de esta plantilla”, expresó Juli en su presentación como nuevo futbolista del cuadro albiazul, al que desea ayudar a llevar de nuevo a la categoría de plata. “Es un reto devolver al Hércules a Segunda”, indicó el atacante en su llegada al José Rico Pérez, donde recala después de una temporada discreta con el Córdoba. Una campaña en la que, sin embargo, disputó 31 choques de Liga y otros tres de Copa con la elástica blanquiverde. Los problemas físicos y la mala trayectoria del conjunto blanquiverde hicieron que, entre otras cuestiones, no pudiera mostrar todo el potencial que le era esperado después de fichar con la entidad califal. Tras descartarse la opción de su renovación por partidos -con 45 minutos en cada uno como mínimo-, el club de El Arcángel decidió no darle continuidad al alcoyano.

La carrera de Juli sobre el césped se encuentra en su recta final después de siete cursos en Segunda A y con una importante cantidad de minutos cada uno de ellos. El veterano atacante recaló en el Córdoba después de ser pieza esencial en el ascenso del Alavés a Primera. Llegó con la intención de gozar con un rol significativo dentro del vestuario. Y bien que lo tuvo durante gran parte de la pasada campaña, en la que pese a todo consiguió ser uno de los jugadores más utilizados en El Arcángel, tanto por José Luis Oltra como por Luis Miguel Carrión. Con todo, quedó fuera de los planes del preparador catalán y de la dirección de fútbol de la entidad califal, el cual dejó atrás con una carta de despedida y una demostración de compromiso.

Una actitud voluntariosa que intentó trasladar incluso más allá del terreno de juego. Porque cuando el equipo necesitó de una voz que le insuflara ánimos apareció la suya. Pero no surtió todo el efecto que hubiera deseado, visto lo visto a lo largo del complicado tramo final de campeonato del Córdoba. A sus 35 años, Juli cerró su etapa en el cuadro blanquiverde, que quizá fue más breve de lo que pensaba en un inicio. A su salida, el futbolista sonó para el Elche, un conjunto al que ya conocía, pero fue el Hércules el que finalmente se convirtió en su nuevo club. Lo que está claro es que Juli luchará en un histórico y con el reto de devolverle al lugar que, como mínimo, merece, la categoría de plata. El veterano futbolista seguirá con su guerra en el Rico Pérez.

Etiquetas
stats