El juez entrega el Córdoba a Infinity

Once del Córdoba en el último partido en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

El titular del Juzgado de lo Mercantil número 1, Antonio Fuentes, ha firmado en la mañana de este martes el auto por el que entrega la unidad productiva del Córdoba CF a Infinity en un texto muy contundente en el que señala que sólo puede existir un problema. Éste es “la postura que adopte la Real Federación Española de Fútbol (RFEF)”.

El auto del juez de lo Mercantil es muy expeditivo, con afirmaciones que firma en mayúscula y con las que quiere despejar cualquier duda sobre la decisión que acaba de tomar. “Cualquier solución que pueda arbitrarse para tratar de salvar al equipo pasa por una sencilla premisa, DINERO”, escribe. “Sin dinero encima de la mesa no hay club, no hay equipo, no hay competición, no hay posibilidad de cobrar, NADIE, y no hay nada”, sigue detallando con uso de las mayúsculas. “Y extraña sobremanera que teniendo un ejemplo tan cercano en el tiempo como el caso del Reus Deportivo, aún haya personas que no se han dado cuenta de la situación, el Córdoba CF va a acabar en el mismo lugar” en caso de que no haya “una inyección económica muy cuantiosa, de inmediato, y si además no existe músculo financiero suficiente para poder acabar la temporada, sinceramente no sé como de claro se puede exponer más la situación del club”, agrega.

En segundo lugar, el magistrado apunta en mayúsculas, en negrita y subrayado que “el Córdoba CF no tiene tiempo”. “De nuevo es ciertamente extraño y delirante que se critique la ”premura“ o ”precipitación“, con la que se ha gestionado la situación, cuando es de sobra conocido que el equipo está a apenas unas horas de entrar en una situación de impagos a la plantilla profesional que supondrá la marcha de la misma, y esos jugadores no se pueden sustituir por otros, ni siquiera por juveniles, porque lo prohíbe la normativa federativa”, agrega.

“Pues bien, en esta situación crítica desde el punto de vista temporal, ¿que debería haber hecho este titular y la administración concursal?”, se pregunta el magistrado. “¿Esperar un mes, dos, tres semanas, seis meses? ¿Para qué? Pasado ese tiempo ya no habría nada, NADA”, insiste.

El juez además ha querido mostrar su apoyo a la campaña desarrollada para garantizar que el club siga compitiendo, como lo ocurrido este fin de semana en el Arcángel. “Apoyo por completo las gestiones que está llevando acabo la administración concursal designada, sólo desde la más absoluta ignorancia y mala fe se puede poner un pero a todo lo que está trabajando, junto con las personas que le apoyan, para salvar al club, llegando incluso a 'mendigar' unos pocos euros simplemente para poder pagar el desplazamiento del equipo, encontrando el apoyo de muchos pequeños empresarios, taxistas, periodistas y tantas y tantas personas que quieren al club”, dice.

“No se merece la administración concursal ni un solo reproche porque lo que ha hecho es lo único que se podía hacer, aún no ha visto ni leído este titular ni una solución, absolutamente nada, más que críticas, reproches y recursos (por supuesto más que lícitos), pero nadie pone una solución encima de la mesa, y que nadie dude que este titular no se va a poner de perfil ni va a ceder a ningún tipo de presión, defenderá su posición con argumentos, sin insultos y con respeto... a quien lo merezca”, concluye.

El magistrado, por otra parte, autoriza la adjudicación de la unidad productiva sin contestar aún a los recursos interpuestos contra su decisión. “Se contestarán a su debido tiempo”, argumenta. El juez considera que el único que se hace con “educación” es el de Azaveco, pero carga durísimamente contra el escrito de la RFEF. “Hace gala de un lenguaje chusco y pestilente en sus formas”, llega a afirmar, “acusando tanto a la administración concursal, órgano designado por este titular, y a su vez administrador judicial designado por un Juzgado de Instrucción, como a este titular de prácticamente haber montado una operación de engaño y de contener, y cito textual, argumentos que son ”disparates“”, sigue. “El único disparate es que un organismo que se arroga facultades públicas delegadas se conduzca en sus formas de la manera que lo hace en su recurso, ya recibirá su cumplida respuesta en su momento, recurso que por otro lado rezuma una ignorancia de la normativa civil, mercantil y concursal ciertamente preocupante”, detalla.

“No obstante resulta extraño a este titular la beligerancia de la RFEF y su afán por oponerse a una operación más que impoluta desde el punto de vista técnico-jurídico, oposición que ocasionaría la aniquilación del equipo, y llama la atención a este titular esa posición, por cuanto la RFEF ha sido en otra ocasiones muy laxa y comprensiva con los problemas de otros clubes”, afirma el juez. De hecho, llega a recordar “el sonado caso Celta-Sevilla, donde la RFEF llegó a forzar una competición de 22 equipos para evitar una sanción deportiva a dichos clubes, esos históricos equipos seguramente con todo merecimiento, disfrutaron de la comprensión de la RFEF. ¿No merece Córdoba igual trato? ¿Merece esta ciudad el despreciable tono en el que la RFEF se opone a intentar buscar una solución para el equipo de esta ciudad y para todo el club? Pues esto lo tendrá que explicar muy bien la RFEF, porque aniquilar al Córdoba CF es aniquilar no sólo al equipo profesional, sino al equipo femenino por ejemplo y a todas sus categorías inferiores con cientos de niños que compiten en las mismas”, zanja.

“Sobre las razones jurídicas, pocas y mediocres, por eso el uso del insulto y del trazo grueso del recurso, se recurre al mismo cuando no hay argumentos técnicos de peso, como digo ya se responderán a su debido tiempo, pero adelantar que con la operación planteada, todas las deudas que la propia RFEF exige que estén al día van a ponerse al día”, afirma el magistrado. “Nadie está pidiendo ni planteando que el Córdoba CF compita con ventaja, la RFEF exige que determinadas deudas son las que deben estar al día para poder competir, pues bien esas deudas con la oferta presentada se asumen y se abonan y el oferente además debe disponer del suficiente músculo financiero para seguir manteniendo al club, de otra forma estaría tirando a la basura tres millones de euros”, concluye.

Con todo, es necesario aclarar que este auto lo que hace es autorizar la venta de la unidad productiva y no adjudicarla directamente, una decisión ésta que debe tomar Francisco Estepa, administrador judicial y concursal del Córdoba. En su texto, el juez dispone que “en los términos de la única oferta presentada, la cual incluye el uso en la situación jurídica en que se encuentre dicho uso, del Estadio Municipal de El Arcángel, así como el derecho a seguir participando en la actual competición, siempre que se cumplan con los requisitos económicos que la RFEF exige al resto del clubes que militan en la misma categoría, dando por reproducido el resto de contenido y pronunciamientos del Auto de fecha 18/11/2019”. Ante esta resolución se abre, por cierto, un plazo de cinco días para tramitar recurso de reposición en el Juzgado.

Etiquetas
stats