Imparable: el Cajasur Córdoba, a ritmo de récord

Lance del duelo entre Cajasur y La Salle de la primera vuelta. | TONI BLANCO
El granate y el Barcelona son los únicos conjuntos invictos en categoría estatal de balonmano | Los de Jesús Escribano son líderes destacados del Grupo F de Primera Nacional

El Quijote Arena es su próximo destino. En tan magnífico escenario pondrá a prueba su fortaleza y, lo que es más importante, su categoría de rival invencible. Porque hasta ahora nadie supo frenar al que es segundo mejor conjunto de España, que viste de granate. Las cifras hablan por sí mismas: sólo el Barcelona le supera en la actualidad. Eso sí, el Cajasur Córdoba de Balonmano es junto al cuadro blaugrana el único equipo capaz de mantener el cartel de invicto en lo que va de temporada. Siempre en relación a divisiones de carácter estatal -de Asobal a Primera Nacional-, en las que actúan nada más y nada menos que 120 escuadras. Un dato que otorga mayor valor si cabe a la envidiable trayectoria de la plantilla que dirige Jesús Escribano, que a la conclusión de la primera vuelta liguera no sabe lo que es perder y es líder incontestable. La lucha por el ascenso comienza a ser de esta forma cada vez más un objetivo que un reto.

Un bonito objetivo por el cual presenta credenciales semana tras semana el conjunto cordobés. Aferrado a la primera posición se encuentra desde el inicio de la temporada en el Grupo F de Primera Nacional, una competición en la que hasta el momento sólo el URCI Almería y su vecino el Balonmano La Salle -que también completó un gran primer tramo de campaña- lograron apartarlo de la senda de la victoria. Eso sí, esos dos enfrentamientos terminaron con sendos empates. El Cajasur Córdoba lleva la voz cantante y lo hace con poderío: aventaja en cinco puntos al segundo clasificado, que es precisamente su rival del próximo sábado en el Quijote Arena. Ante el Caserío Ciudad Real intentará mantener su vertiginosa marcha el equipo de Jesús Escribano, cuyo éxito se sustenta en el bloque. Más allá de posibles individualidades, el cuadro granate sobresale en el plano colectivo.

La unión hace la fuerza, pero el trabajo y la calidad son las claves. Al Cajasur Córdoba no le falta ninguno de esos tres elementos y el resultado no es otro que la matrícula de honor de categoría nacional. Desde la portería y su parcela defensiva, que guarnecen la retaguardia a gran nivel, hasta sus hombres de ataque. El grupo en su totalidad es artífice de la magnífica campaña realizada hasta ahora. Una marcha imperial que a buen seguro será capaz de mantener en la segunda vuelta del campeonato, pues mimbres tiene más que suficientes para conseguirlo. En su vestuario se conjuga juventud con veteranía, hambre con experiencia. Las incorporaciones del pasado verano, entre las que se cuentan las de hombres como Francisco Morales, Miguel Ángel Dublino, Jota Abad o el incombustible Paco Gallego, también resultan de importancia para que el conjunto granate logre una indudable supremacía entre sus adversarios.

Etiquetas
stats