Colección de decepciones en Segunda B

Lance de un partido del Recreativo de Huelva.

Los proyectos van y vienen y los equipos se quedan. En uno u otro sitio, pero se quedan. Bueno, muchos de ellos caen en el ostracismo y en el olvido. El caso es que la Segunda B es el listón que marca dónde deben quedar las ideas de equipos a final de temporada. Todo se iguala y uno debe ser fuerte para aguantar los golpes mientras se asoma la cabeza del pozo. Muchas escuadras quieren salir del llamado barro de Segunda B, aunque este curso ha adquirido un cariz más importante. Entre Segunda División y la actual Segunda B, se introducirá la Segunda B Pro, también denominada en el sistema de divisiones como Primera RFEF. Así, no meterse entre los tres primeros significa jugarse el pellejo en pocas jornadas.

En ese barullo se ha colado el Córdoba por deméritos propios. Si bien significa un fracaso mayúsculo que no tendría que ser una hecatombe, bien es cierto que no es el único equipo que se ha metido en líos y que, por tanto, su temporada ha sido, como mínimo, decepcionante. En el Grupo I, el triple empate a 30 puntos entre Celta B, Unionistas y Zamora ha dejado fuera al Deportivo de la Coruña, con un proyecto faraónico que muere en la orilla. Los deportivistas, que hace no tanto jugaban semifinales de Champions League, quedan relegados a pelear por mantenerse en la tercera categoría e intentar, el año que viene, el regreso al fútbol profesional. En ese mismo grupo, por cierto, el Pontevedra de Charles tendrá que ingeniárselas para no dar con sus huesos en la quinta categoría del balompié nacional. En el otro subgrupo, el Burgos ha dominado de principio a fin y el Numancia, otro de los recién descendidos, también batallará por entrar en la Primera RFEF en la segunda fase.

En el Grupo II, la Real Sociedad B de Xabi Alonso se ha convertido en el segundo equipo con más puntos en esta fase, empatado con el Ibiza a 40 puntos. El filial donostiarra se ha mantenido líder y le acompañarán su rival filial, el Bilbao Athletic, y el SD Amorebieta en la fase de ascenso. Los damnificados, en este caso, han sido el Real Unión y el Racing de Santander, recientes visitantes de la Segunda División y que pelearán por no bajar a la cuarta categoría. El otro inquilino de estos puestos es el Arenas de Getxo, miembro fundador de la Primera División y que ocupa el tercer lugar de las posiciones reservadas a la fase de permanencia.

En cuanto al Grupo III, los claros dominadores han sido el Nástic de Tarragona y el Barcelona B, que estarán acompañados por el Andorra para pelear por el ascenso a Segunda División. Por su parte, el Llagostera, que hace no tanto estuvo en la división de plata, se marchará a la fase de permanencia. En el otro subgrupo, la UD Ibiza del montoreño Javi Lara se ha mantenido intratable durante toda la temporada y encabeza los tres primeros puestos junto a Alcoyano y Villarreal B. El Hércules se marchará a permanencia junto al Atzeneta, el equipo cuya localidad tiene menor población de Segunda B (1.304 habitantes según el último censo) y que está dirigido por el ex valencianista David Albelda.

Trasladándose el objetivo al Grupo IV, es de sobra conocida la catástrofe mayúscula de Recreativo de Huelva y Marbella, inmersos en graves problemas tras caer a la fase de descenso: ya con una bajada de categoría a sus espaldas, su objetivo inmediato es el de no tener una herida de muerte -si es que aún no la tiene-. El trío gaditano, por su parte, conformado por Algeciras, San Fernando y Sanluqueño, son los que salen triunfadores del subgrupo. En el otro, dos recién descendidos como Linares Deportivo y Betis Deportivo se agenciaron, por méritos propios, una plaza en la fase de ascenso en detrimento de Córdoba, Sevilla Atlético y Real Murcia: todas ellas, significando hondas decepciones para sus metas más a corto plazo.

En cuanto al quinto y último grupo, el desengaño principal lo ha protagonizado el Rayo Majadahonda, cuyo nuevo entrenador, el ex cordobesista Abel Gómez, no ha podido evitar salir de los tres puestos centrales de la tabla, al igual que el Atlético Baleares, en favor del Sanse, el Real Madrid Castilla y el Internacional de Madrid. En la otra parte, el Badajoz, con 41 puntos, ha conseguido la mejor puntuación de los 102 equipos de la categoría y accede por mérito propio a la fase de ascenso junto al Extremadura y al Talavera. De hecho, el cuadro de Almendralejo es el único de los recién descendidos que ha logrado adentrarse en las tres plazas primeras de su subgrupo. Es prueba inequívoca de que las mejores plantillas no siempre aseguran mejores resultados.

Etiquetas
Publicado el
29 de marzo de 2021 - 13:19 h
stats