Sara Moreno: “Veo un futuro bastante bueno en el fútbol sala femenino”

Leyenda absoluta del fútbol sala cordobés y, a su vez, del nacional. Sara Moreno se convirtió este pasado miércoles en la primera invitada de la segunda temporada del programa 'Tiempo muerto' de CORDÓPOLIS en Twitch, en el cual se da voz a deportistas cordobeses que se encuentran actualmente desarrollando su profesión fuera de la provincia. Y una de las más destacadas es la futbolista de Villarrubia, internacional con la selección española y que acumula más de dos décadas en la élite del fútbol sala español, sumando algo más de una en las filas del Ourense Envialia, su actual club. La jugadora posee una dilatada carrera y ha sido partícipe directa del crecimiento de todo el tejido femenino a nivel estatal. Eso sí, los últimos años han sido, sin lugar a dudas, los más duros para ella, marcados principalmente por las lesiones en su rodilla. De este modo, admite que el psicólogo del club la ayudó “mucho durante el proceso de recuperación de las lesiones”, reconociendo que en algún entrenamiento, “sin tener motivo ninguno”, podía llegar a llorar.

Y es que tanto la pandemia como posteriormente los problemas físicos han afectado duramente a Moreno, que se define como una persona muy “aprensiva”. Con todo, su propio empeño le ha permitido ir recuperándose poco a poco y, pese a su edad, seguirá dando mucho que hablar en Primera División. Una categoría en la que se ha erigido como una de las jugadoras más longevas en la misma, exponiendo, en comparación a la época en la que ella empezó, que “en el futbol sala femenino cada vez hay más recursos”. Por tanto, el optimismo es el punto de partida actual de la cordobesa, quien recuerda que empezó a jugar al fútbol 7 en su pueblo, además de practicar otros deportes como fútbol sala o voleibol. Posteriormente ficharía por el Deportivo Córdoba, con el vivió la época dorada hace poco más de una década. “Me hubiese gustado que cuando estábamos nosotras ganando ligas de fútbol sala femenino, nos hubiesen dado la importancia que tenía aquello y la dificultad que tenía”, afirma en referencia al poco peso social que tuvo esa época del cuadro cajista, de largo el más laureado de la historia en la capital.

Un rendimiento que le permitió, incluso, estrenarse con la selección española absoluta, con la que jugó “el primer Mundial y el segundo en Brasil”, los cuales fueron “experiencias únicas” y resalta que es “un orgullo haber vestido la camiseta de la selección española”. Sin duda, una voz autorizada para hablar del crecimiento de la disciplina, sobre la que admite que ha mejorado “muchísimo” en aspectos como “tener un psicólogo o un nutricionista” o “en la organización de las temporadas”. Por tanto, ve un futuro “bastante bueno”, aunque “en el femenino se dan pasos muy poco a poco”.

Finalmente, sobre el propio Deportivo Córdoba, al que ha seguido siempre desde su marcha, explica que cuando vuelve por la ciudad siempre intenta acercarse “a ver al Cajasur y entrenar algún día con ellas”, a las cuales querría “volver a verlas en Primera División”. Y es que la futbolista echa “mucho de menos entrenar en Vista Alegre. Para mí fue un sitio tan mágico, y a veces voy a recoger a mi hermana que trabaja cerca y siempre hago una foto. Cada año hago la misma foto”, resaltando que “si pudiera juntarme con ese mismo grupo de jugadoras me iría sin duda”.

Etiquetas
stats